Últimas noticias Hemeroteca

Un libro sobre el escenario

Álex Villazán da vida a Christopher Boone, el protagonista de la obra musical 'El curioso incidente del perro a medianoche'. El actor habla de cómo es la experiencia de interpretar a un personaje tan peculiar

Álex Villazán, junto a Macarena Berlín en los estudios de la Cadena SER /

El curioso incidente del perro a medianoche nos presenta a Christopher Boone, un joven que, tras descubrir el cadáver del perro de su vecina, decide investigarlo. Una historia que muestra una manera diferente de ver el mundo y de mirar a los demás. Macarena Berlín conversa con el actor Álex Villazán, quien da vida al protagonista de esta obra teatral basada en el libro de Mark Haddon y dirigida por José Luis Arellano.

La interpretación del protagonista de esta historia supone un gran desgaste físico y emocional. Christopher Boone tiene un lenguaje corporal muy determinado, con gestos repetitivos y de gran rigidez. Incluso pierde la mirada en varias ocasiones. El trabajo físico y mental que realiza es impactante. Reconoce Álex Villazán que nunca ha pensado en tirar la toalla. Como él mismo admite, sarna con gusto no pica. "Es agotador pero se lleva bien".

El elenco de la obra está compuesto por diez actores y actrices. "Es un trabajo muy coral en cuanto al espectáculo. Todos participamos, muchos compañeros hacen muchos personajes y sin el arropo de todos no se puede construir un personaje así". La escenografía corre a cargo de Gerardo Vela. Villazán comenta de ella que es "un tanto abrumadora", con muchas luces, vídeo-escena y mucho movimiento. Todo un juego con la imaginación.

Álex Villazán también ha participado en Como la espuma de Roberto Pérez Toledo, en la series Cuéntame o Águila Roja y, recientemente, en la película de Alejandro Amenábar Mientras dure la guerra. El actor cuenta que conocía El curioso incidente del perro a medianoche gracias a sus años en el instituto, donde tuvo que leerla por primera vez y que le fascinó desde el primer momento. "El simple hecho de no empezar por los episodios ordenados, si no que están numerados pon los números primos ya me chocó". Con el tiempo, el actor se enteró de la existencia del montaje teatral y confiesa que estuvo "como un friki viendo videos en Youtube de la National Theatre". Interpretar a Christopher Boone era un sueño que ya tenía. "Fui a ver la función a Londres y me pareció fantástica, me quedé enamorado y yo sin saber que lo iba a hacer".

Christopher es un chico del que se desconoce si tiene un trastorno del espectro autista o asperger. Algo que no se dice ni en la obra ni en el libro. El actor agradece este hecho. Considera que no es del todo relevante, que lo que importa en el personaje es la forma en la que ve el mundo, cómo se comporta y cómo observa a las personas que le rodean. "Yo creo que eso es más importante que si tiene asperger o autismo, simplemente ve el mundo de forma diferente".

El texto de la pieza teatral es fiel al libro. Se trata de un espectáculo que apela a la emoción y a la ternura. Un proyecto que ha sido de largo recorrido. Un año y medio antes, Villazán ya estaba preparándose para comenzar a dar vida a Christopher Boone. Comenta el actor que él tenía en mente a un personaje más tranquilo pero que finalmente no ha sido así. Cuenta Villazán que lo primero que hizo fue leerse la novela cuatro o cinco veces. "En el libro te dan muchas más pistas y me he agarrado a él porque viene muchísima información aplicable a la obra". Aparte, realizó un trabajo de documentación y asimilación de la pieza, para tratarla "desde el respeto y la honestidad".

Como toda adaptación de un libro a los escenarios, siempre se da alguna dificultad a la hora de llevarla a cabo. En el caso de Álex, una de las cosas que más le costaron fue llevar algunas frases del papel a su boca. "Cuando las lees no son complicadas, pero cuando las tienes que sacar por la boca...".

Habla de la percepción que tienen los demás personajes de Christopher. Le ven como "el diferente", pero según avanza la obra, se van dando cuenta de que no lo es y que todos podemos ser él. "Yo tenía muy claro que lo importante del personaje de Christopher Boone era la mirada, una mirada especial, en común con todos estos chicos y chicas que tienen síndrome de asperger o autismo". Villazán ve en los ojos del personaje un elemento clave para sacar fuera su personalidad. Una personalidad tan irritante como enternecedora.

El actor dice que el personaje de Christopher Boone le ha aportado esa pureza que le caracteriza y el no darle tantas vueltas a todo, "las cosas, a veces, son más sencillas de lo que parecen", asegura.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?