Últimas noticias Hemeroteca

A sangre y fuego

El escritor habla de Chaves Nogales como un ejemplo de periodismo crudo y sobrecogedor de la Guerra Civil

Lorenzo Silva, junto a Macarena Berlín en los estudios de la Cadena SER /

Resucitan en estos días viejos fantasmas de crispación y guerracivilismo. Por alguna extraña razón o por algún defecto de carácter patrio, esta es la manera harto original que hemos elegido de celebrar el 40 aniversario de un texto constitucional, que por primera vez, plasmó un consenso medianamente leal y ambicioso entre españoles.

Tiene uno la sensación de que entre quienes atizan la hoguera de la confrontación civil falla o escasea la memoria de lo que ese fenómeno ha representado a lo largo de nuestra historia. Urge, en este contexto, prescribir la lectura de una obra ejemplar, no lo bastante conocida y nunca lo suficientemente ponderada, la del periodista Manuel Chaves Nogales. En primer lugar, su crudo y sobrecogedor fresco de la Guerra Civil, a sangre y fuego. Pero también el resto de su obra, en la que retrata, con pulso único, la sociedad que supo arrojarse con perfecta insensatez a una guerra fratricida. Desde el anarquismo en el campo andaluz hasta el independentismo en Cataluña, pasando por la deslealtad al pueblo de las clases dominantes y el resentimiento de las más menesterosas. Cuenta Chaves Nogales como nadie que el precio de ceder el espacio al odio es la miseria económica y moral. Que cuando se deja llevar la voz cantante a los que gustan de remover las vísceras, el único lugar que le queda a la razón y a la dignidad es el largo y amargo exilio.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?