Últimas noticias Hemeroteca

Se buscan culpables

Veo que el tema de Catalunya irá a peor: se están imponiendo la España menos tolerante y la Catalunya más victimista

VÍDEO: PABLO PALACIOS

Cuando un equipo grande pierde un partido y sus jugadores empiezan a hablar del árbitro, del mal estado del césped y de que el contrario practica el anti fútbol, seguro que tienen algo de razón, pero más seguro aún es que ellos no han estado a la altura de las circunstancias. Algo parecido me parece detectar en las filas socialistas después del revés electoral en Andalucía.

No han tardado ni dos días en encontrar un chivo expiatorio, que no podía ser otro que el independentismo catalán. Susana Díaz lo ha dicho muy claro esta mañana aquí en la SER: “Me equivoqué no hablando de Catalunya en la campaña”. Que traducido es: “Tendría que haberle arreado leña todos los días a los independentistas”. Lo cual hubiera chocado con los intentos de Pedro Sánchez por destensar la relación con los líderes soberanistas, que por cierto no se lo ponen nada fácil, pese a haberle ayudado en su día a echar a Rajoy y a instalarse en la Moncloa.

En fin, yo ya sé que igual están un poco fatigados del tema, pero apelo a su confianza –y a su paciencia- para que me dejen compartir el desasosiego y la inquietud que me genera este panorama. Porque si de lo que se trata es de dar caña y aplicar mano de hierro al conflicto en Catalunya y a los problemas de España en general, si sólo es eso, entonces la mejor solución es VOX. Con los caballos, con las banderas, con el “a por ellos” y con todo.

Pero yo, ingenuo de mí, pensaba que desde la política se podían explorar otros caminos, sobre todo desde la izquierda. Que la Ley hay que cumplirla sin excusas, pero que sólo con eso no se resuelven los problemas más complejos. Por eso estoy desasosegado, porque veo volar puñales en la izquierda –no sólo en el PSOE- sin casi nada que no tenga que ver con salvar el culo; en la derecha pasa tres cuartos de lo mismo, pero todo se atempera cuando se huele poder.

Y por eso estoy inquieto, porque veo que el tema de Catalunya irá a peor: porque se están imponiendo la España menos tolerante y la Catalunya más victimista. Y lo más triste –o yo por lo menos lo veo así- es que existen un montón de catalanes y un montón de españoles que no son ni una cosa ni la otra. Me pregunto dónde están: en el centro, tal vez. O escondidos, no lo sé, pero ojalá aparezcan pronto. Yo, desde luego, lo deseo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?