Últimas noticias Hemeroteca

El testimonio de la viuda de Pablo Escobar: "Lo idealicé todo el tiempo"

Victoria Henao, hoy María Isabel Santos, publica 'Pablo Escobar: mi vida y mi cárcel", un libro con el que ha dejado de idealizar al que fue su marido.

Entrevista completa a la viuda de Pablo Escobar. / VÍDEO: BEA POLO (CADENA SER)

"Lo conocí como el hijo del vigilante del pueblo, un hombre noble. Pablo era seductor, romántico, un escritor, un poeta. A mi corta edad -15 años- encontrarse con una persona así era como encontrar al príncipe azul. Huí de casa para casarme con él porque mis padres se oponían a la relación. En mi ignorancia, él me dice que quiere casarse conmigo y yo me fugo con él". Así comienza la historia de amor entre María Victoria Henao -ahora María Isabel Santos- y Pablo Escobar. "Mi castillo siempre estuvo lleno de soledad. Al final fueron solo nueve años los que conviví con él". 

La viuda del narcotraficante más conocido de la historia publica Pablo Escobar: mi vida y mi cárcel, una suerte de catarsis que le ha costado "varios ríos de lágrimas como el de la Plata". María Isabel confiesa que tuvo que apagar en varias ocasiones la computadora porque el llanto le impedía ver el teclado. "Ni mi hijo ni yo podíamos entender cómo hemos podido transitar por esta historia", explica.

"No hay belleza en la violencia"

Ha visto pocos capítulos de la serie 'Narcos'. "Son series que me conectan con la violencia y como ya la viví en carne propia me cuesta tener el coraje para verlas", cuenta a la vez que lamenta lo poco precisa que en ocasiones: "Está muy distorsionada", dice. "Mi vida ha sido mi cárcel acompañada con mis hijos. Vivimos más de una década encerrados en esta historia. Muertos de miedo, con atentados  terroristas e intentos de secuestros. No hay ninguna belleza en la violencia", afirma convencida. 

María Isabel Santos cuenta que su marido se quitó la vida para proteger la de su familia: "Se dio cuenta de que estábamos en una encruzijada". A partir de ahí comienza a rehacer su vida gracias a la ayuda de sus padres y de su propio trabajo en el mercado inmobiliario, "fui muy creativa para sacar a mis hijos adelante", confiesa. Ha necesitado estos años para poner orden en su propia memoria y ser capaz de bajar a la tierra la figura idealizada de su marido. "Lo tuve en un pedestal todo este tiempo hasta que escribí el libro". 

Le gustaría que existiera en Colombia un museo de le memoria para que no se repita la historia reciente del país. "Me siento moralmente responsable por el dolor del país. No puedo ser indiferente. Estuve en esa guerra corriendo. Todo mi respeto por las víctimas y el horror que mi marido implantó en este país", concluye la viuda de Pablo Escobar que sigue buscando su lugar en la sociedad. 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?