Últimas noticias Hemeroteca

El 78 de Antonio Muñoz Molina y Elvira Lindo

Antonio era un universitario en Granada, Elvira una adolescente de instituto en un barrio de Madrid

()

El escritor Antonio Muñoz Molina y la escritora Elvira Lindo han compartido hoy su particular cómo éramos en 1978, el año de la Constitución. Ella se ha definido como una travoltista. Aquel fue el año de nuestra carta magna en España, pero el de John Travolta en el mundo con dos películas que han marcado aquella generación y las posteriores. La primera "Fiebre del sábado noche" que se estrenó en Estados Unidos en 1977 y llega a España un año después, coincidiendo con otro estreno de Travolta, el de Grease. Él estaba más en el papel del universitario barbudo, con doble jersey (el de cuello alto abajo y el de pico arriba) y manifestándose al ritmo de "el canto a la libertad" de Labordeta. Aunque cuando se quitaba el uniforme de físico y mental de época, también disfrutaba a escondidas de "I will survive" de Gloria Gaynor o del rock urbano de Leño. "Teníamos muchos tabúes en aquella época. Había cosas que no te podían gustar para ser un buen revolucionario, como el pop" apunta Antonio Muñoz Molina. También Elvira Lindo escondía su travoltismo porque no quedaba bien en un barrio que se manifestaba por las libertades y debía escuchar otras músicas y ver otro cine.

El cine forma parte también de sus recuerdos de 1978. Además de los citados estrenemos relacionados con John Travolta , aquel año también llegó a España, con retraso, "Novecento" de Bertolucci , muy del gusto de Antonio, o El Cazador de Michael Cimino y protagonizada por Robert De Niro que le gustó mucho a Elvira. De "Que hace una chica como tú en un sitio como este" reconocen que le gustaba más el tema de la banda sonora de Burning que la película de Fernando Colomo. Luego estaba "Solos en la madrugada" de José Luis Garci que era como el epílogo de una época y el principio de otra. En la gran pantalla también eran los años del cine calificado "s", todo un género que dio mucho de sí. Era un punto intermedio entre el "x" y la normalidad. En la normalidad el extremo estaba en títulos como "Último tango en Paris". Y en el "S" entraban, entre otras, la serie de las Emmanuelle blanca y negra, y otras donde lo más divertido era el título, apunta Antonio Muñoz Molina, que todavía recuerda el éxito de cartelera "Soy ninfómana, mi cuerpo es un tormento".

De la televisión les vienen programas como "Aplauso", "El hombre y la tierra", "La clave" o aquellos inicios de Mercedes Milá con Isabel Tenaille con "Dos por dos". "Era una televisión todavía muy inocente" dice Elvira Lindo. Y es que todo estaba por hacer. Lo primero quitarse los corsé del pasado y los de los cambios. Antonio Muñoz Molina reconoce que en aquellos años "costaba mucho aprender la libertad". Faltaban los referentes o quedaban muy lejanos. Tan lejanos para ellos entonces como para un joven de hoy la Constitución. 40 años.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?