¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Misterio sobre qué ocurrió con Martín Oar después de ser rescatado y antes de su muerte

Ningún representante español estuvo con el capitán de navío y EEUU no sabe dónde fue atendido

Las últimas horas de vida de Manuel Martín Oar, el capitán de navío español muerto en el atentado contra la sede de la ONU en Bagdad, están rodeadas por el misterio. Nadie, ni el Gobierno español ni la Administración estadounidense han dado explicaciones ni siquiera de donde fue tratado de sus heridas.

Las primeras explicaciones del Ejecutivo español y de los militares destinados en Irak bajo el mandato de Naciones Unidas apuntaban que Martín Oar tenía heridas "de consideración" en los brazos, sobre todo en uno en el que había perdido masa muscular, pero que se encontraba consciente y fuera de peligro, en palabras de Eduardo de Quesada, máximo responsable de la legación diplomática española en Irak.

Desde que el capitán Martín Oar fue introducido en un ambulancia hasta la confirmación de su muerte, unas 18 horas después, hay una falta total de información: nadie es capaz de confirmar a qué hospital fue llevado, nadie es capaz de confirmar a qué hora murió, nadie sabe quien le llevó a la morgue del aeropuerto de Bagdad, donde fue identificado por otro representante español en la capital iraquí.

EEUU NO SABE DÓNDE FUE ATENDIDO

Aparentemente tras el atentado no estaba grave, pero murió horas después por un grave traumatismo cerebral interno. Fuentes diplomáticas han señalado a la Cadena SER que ni siquiera las autoridades de Estados Unidos, ni su administrador en Irak, Paul Bremer, han sabido explicar a la embajada española en qué hospital fue atendido el militar español.

Ningún responsable español estuvo junto al capitán de navío desde que se le rescató del hotel Canal hasta que se confirmó su muerte. De hecho, algunas fuentes diplomáticas aseguraban una hora antes de conocer su muerte que estaba fuera de peligro.

Entrevista con el responsable de la legación dipolmática española en Irak, Eduardo de Quesada, que narra cómo ha vivido la muerte de Manuel Martín Oar.

Cargando