Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Economía

La crisis de Parmalat amenaza a su filial española Clesa

Clesa emplea en España a 1.100 trabajadores

Se considera ya el mayor escándalo financiero de los últimos veinte años. Y es que el agujero puede alcanzar los 9.000 millones de euros, por encima de los 5.000 reconocidos inicialmente. Parmalat presentará hoy previsiblemente suspensión de pagos. En España, los sindicatos temen despidos en Clesa, filial española de Parmalat, aunque la dirección de Clesa garantiza el mantenimiento de su actividad.

La multinacional alimentaria Parmalat está a punto de declararse en quiebra. Ha perdido todo su valor en bolsa tras detectarse un fraude contable que podría llegar a los nueve mil millones de euros (el viernes pasado, la empresa sólo declaró un agujero de 5.000 millones).

Se trata del mayor escándalo financiero de los últimos veinte años en Europa. Parmalat valía en bolsa 1.800 millones de euros. Hoy no vale nada. Ayer sus acciones se desplomaron al perder un 66 por ciento y quedar en el precio simbólico de un céntimo.

La fiscalía de Milán sigue investigando la falsificación de las cuentas de Parmalat, con las que sus directivos ocultaban las pérdidas. La empresa tiene fábricas en 30 países, entre ellos España, donde hay siete factorías centrales de Clesa con 1.100 trabajadores. La dirección de Clesa asegura que la gestión contable en nuestro país es independiente, pero los sindicatos temen los despidos.

Las principales fábricas de Clesa en España están en Madrid, Barcelona, Zaragoza, León, Burgos, Alicante y Caldas de Reis (Pontevedra).

CLESA SALE AL PASO

En un comunicado, Clesa ha garantizado hoy el mantenimiento de su actividad y de los puestos de trabajo en España, con independencia de la grave situación por la que atraviesa Parmalat.

Clesa argumenta que es independiente de la compañía italiana desde el punto de vista financiero, ya que "la única vinculación" consiste en que èsta es titular de las acciones de Clesa S.A, matriz de Grupo Clesa.

La empresa láctea española asegura que goza de personalidad jurídica independiente y "han tenido siempre y siguen teniendo, autonomía financiera respecto de la sociedad italiana Parmalat", que es titular de las acciones de Clesa.

Para ello, según explica la compañía española, pondrá en marcha "todas las medidas" para garantizar la continuidad de los negocios y de los puestos de trabajo, más de 1.000 en toda España.