¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Un estudiante se suicida tras el presunto acoso en un instituto de Guipúzcoa

El abogado recordó que las vejaciones y humillaciones se iniciaron a principios del curso

El estudiante, Jokin C., que el pasado sábado iba a cumplir 15 años, se suicidó arrojándose desde lo alto de las murallas de la localidad guipuzcoana de Fuenterrabía, tras soportar durante un año "humillaciones y vejaciones constantes" en su instituto y desde la semana pasada "palizas" que le habrían propinado, "entre otros, hijos de profesores", según explicó una de sus familiares, Monica C. Belaza, en una carta al director remitida al diario "El País".

La Ertzaintza, el departamento de Educación del Gobierno Vasco, y la Fiscalía de Menores han iniciado ya sendas investigaciones para intentar aclarar estos hechos, mientras que el centro educativo en el que estudian los menores ha expulsado cautelarmente durante una semana a ocho jóvenes, supuestamente relacionados con lo ocurrido, explicó el abogado y tío de Jokin, Miguel Ángel Ceberio.

El letrado adelantó asimismo la intención de la familia de presentar una denuncia por lo ocurrido cuando, dentro de unos días, reciban los resultados de la necropsia que, según desveló Ceberio, "deja constancia" en un primer avance "de la existencia de lesiones físicas producidas con anterioridad al día en el que Jokin se quitó la vida".

VEJACIONES Y HUMILLACIONES

El abogado recordó que las vejaciones y humillaciones que sufría Jokin se iniciaron a principios del curso pasado cuando, a raíz de un desajuste intestinal, el adolescente se hizo sus necesidades encima, y se vieron agravadas tras un campamento al que acudió con algunos amigos en el que fueron sorprendidos por los monitores fumando un porro.

El letrado explicó que los responsables del campamento informaron por carta de lo ocurrido a los padres de los jóvenes, si bien la misiva sólo llegó a casa del fallecido porque sus compañeros lograron hacerse con el correo antes de que lo leyeran sus progenitores, quienes, sin embargo, se enteraron de lo ocurrido porque el padre de Jokin se puso en contacto con ellos por telèfono.

Ceberio precisó que desde entonces sus amigos le acusaron de chivato, aunque realmente el chico no fue quien reveló el asunto.

LA SITUACIÓN EMPEORA

La situación empeoró a raíz del reciente inicio del nuevo curso, cuando, según el relato de Monica C. Belaza, el joven recibió distintas palizas los días 13, 14 y 15 de septiembre, por lo que los dos días siguientes, jueves y viernes, "no quiso ir a esperar los golpes que vendrían y no fue al colegio".

Estas ausencias, precisaron fuentes familiares, alertaron a la tutora del escolar, que explicó a la madre del menor que podrían estar relacionadas con las agresiones, por lo que le pidió que el lunes 20 no enviara a su hijo al centro pues iba a mantener una reunión con los presuntos responsables.

El martes, los padres de Jokin esperaban que su hijo acudiera al colegio con normalidad, pero no fue así porque, según el testimonio de Mónica C. Belaza, esa madrugada dio el "paso que separa la vida de la muerte" y se lanzó al vacío desde la muralla de Hondarribia.

El departamento vasco de Educación explicó que la consejera, Anjeles Iztueta, está "muy afectada y dolida" y ya ha trasladado a la familia su solidaridad y le ha comunicado "que se va a investigar a fondo y con celeridad".

Cargando