Bono abandona la manifestación por las víctimas del terrorismo tras la agresión de varios asistentes

Miles de personas marcharon en Madrid para rechazar la salida prematura de presos etarras

El ministro de Defensa, José Bono, se vio obligado este sábado a abandonar la manifestación convocada en Madrid por la Asociación Víctimas del Terrorismo después de que varios asistentes a la misma le recibieran con gritos, insultos e incluso llegaran a agredirle con una bandera española. La marcha, que en un principio iba a ser silenciosa, pretende mostrar el rechazo a que etarras como José Ignacio de Juana, con condenas de miles de años, puedan salir de la cárcel en los próximos meses, después de haber cumplido en torno a 18 años de prisión. Miles de personas participaron en ella y recorrieron Madrid bajo el lema "Memoria, dignidad y justicia con las víctimas".

Más información

La manifestación está encabezada por víctimas y familiares de víctimas del terrorismo, entre los que destaca Irene Villa. Detrás de ellos hubo una segunda cabecera con autoridades públicas, políticos y representantes de asociaciones, tras el lema "Un compromiso con las víctimas". Bono, que accedió a la calle de Alcalá, acompañado de la eurodiputada Rosa Díez, por un lugar distinto al que ocuparon los políticos que asistieron a la marcha, tuvo que abandonarla poco después, junto a la dirigente socialista del País Vasco y sus escoltas.

"No he venido a recibir aplausos", pero "creía que tampoco tendría que recibir insultos o golpes", dijo el ministro de Defensa. "A pesar del acaloramiento", "no puedo extenderlo, ni mucho menos generalizarlo. Se trata de un número de personas que están más instalados en el terreno de la agresividad y el fanatismo que de la democracia", añadió. "No trato de medir los apoyos, he venido con mi familia y a apoyar a aquellos que padecen el terrorismo directamente y a honrar a los muertos", agregó.

Los gritos contra los responsables socialistas, especialmente contra el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se han oído desde el comienzo de la manifestación, a la que asisten entre otros dirigentes del PSOE, el ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, y el secretario general de Partido Socialista de Madrid, Rafael Simancas. Algunos manifestantes también han preguntado a gritos dónde se encontraban la presidenta de la Asociación Víctimas del 11-M, Pilar Manjón, y el Alto Comisionado para las Víctimas del Terrorismo, Gregorio Peces Barbas, que no han asistido a la marcha.

Bono: "Se trata de un grupo de personas instaladas en el fanatismo"

Bono asegura que los que lo insultaron eran mayoría

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?