¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

CADA DÍA UN BLOG | Borjamari

"Los 'blogs' son uno de los ecosistemas con menos sentido del humor del planeta"

Borjamari se erige como crítico implacable de la 'blogosfera' española

Si cada fenómeno tiene su crítico, la 'blogosfera' española tiene en 'Borjamari' a su más afilado lector. Esta bitácora ha ido reseñando (con un humor muy ácido) centenares de 'blogs' desde que abrió en julio de 2003. Una crítica de 'Borjamari' puede asegurar mucho más tráfico, pero casi siempre es demoledora, cuando no directamente hiriente.

Nadie sabe quien se esconde detrás de esta bitácora, ni se atreve a decir quienes podrían ser sus autores y, además, casi nadie reconoce leer sus entradas, pero su número de suscriptores confirma que es uno de los 'blogs' más consultados de España. Según uno de sus editores el éxito se explica porque "a cualquier bitacorero le encanta ver cómo te ríes de otro" pero "si te metes con él es capaz de matarte".

Para 'Borjamari' lo que falta entre los 'blogs' es sentido del humor, "tenemos un sentido del ridículo exacerbado y pensamos que semejante "cualidad" podría aprovecharse para reírnos un poco de nosotros mismos y ya de paso rebajar el tono solemne y grandilocuente en el que estábamos cayendo todos. "Borjamari" es una broma, y pocas cosas hay más higiénicas que el humor".

Pero no todos los editores de bitácoras han recibido sus críticas con la misma sonrisa, muchos se han mostrado como "damiselas ofendidas" a las que "en el fondo les gusta ya que se sienten importantes". Para ellos estar entre los 'blogs' más odiados "es un verdadero chollo" ya que reciben más de 100 correos diarios en los que no pocas veces se les insulta de manera más o menos gruesa.

En su papel de críticos reivindican el secreto sobre su identidad ya que les permite tomar distancia con el resto de bitácoras. "Todos (los 'blogs') miden constantemente sus palabras, cualquier comentario puede acabar siendo mal interpretado y eso es algo que fomenta una brutal autocensura cuando no la hipocresía pura y dura, algo que se soluciona, al menos en parte, manteniendo un necesario e imprescindible anonimato", aseguran.

Cargando