¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El Instituto de la Mujer propone usar 'albañila', 'estudianta' o 'bedela'

Pide la eliminación del masculino genérico, "ladrillo simbólico del patriarcado"

El Instituto de la Mujer presentó hoy el libro "Las profesiones de la A a la Z" y el programa 'nombra.en.red', con los que pretende "abrir un horizonte nuevo" para fomentar un uso no sexista de la lengua. Entre otras palabras, propone que se reconozcan 'albañila', 'estudianta', 'bachillera', 'bedela' o 'elaboradora', entre otras. Durante la presentación en rueda de prensa de esta iniciativa, la directora general del Instituto de la Mujer, Rosa María Peris, denunció la existencia de formas lingüísticas que "denigran a la mujer", así como de una tendencia "antropocéntrica" que se difunde, según explicó, desde la propia Real Academia Española (RAE).

"Queremos abrir un horizonte nuevo en el que la mujer se apropie de la lengua, porque nombrar en femenino y masculino es ya una necesidad existencial de las mujeres", aseguró Peris. Durante la conferencia de prensa, la directora del Instituto explicó que el propósito de estas propuestas, realizadas en el marco de la "Comisión Nombra" del Instituto, pretenden fomentar el uso de palabras en femenino y masculino cuando corresponda, porque "usar la forma masculina de forma genérica, englobando a los dos géneros, hace invisible a las mujeres".

El libro "Las profesiones de la A a la Z", de la lingüista Eulalia Lledó, revisa la edición lanzada en el año 1996, estableciendo un repertorio de oficios, a modo de diccionario, con entradas tanto en masculino como en femenino. En concreto, habla de 'albañila', 'archivera', 'cirujana', 'doméstica' o 'rabina', entre otras muchas.

"Si en el siglo XIV se hablaba de 'sastras' y en el XVII se de 'soldadas' y 'obispas', ¿por qué no decir en el XXI la palabra 'bachillera'?", se preguntó Lledó.

El nuevo programa 'nombra.en.red'

Por su parte, el programa 'nombra.en.red' consiste en un CD para instalar una base de datos que ofrece múltiples soluciones para eliminar el masculino genérico, "ladrillo simbólico del patriarcado". Por ejemplo, ante la palabra "los miembros", propone usar "cada miembro", "los y las miembros" e, incluso, "miembros y miembras". Este trabajo, promovido por Mercedes Bengoechea, se ha realizado a partir del análisis de 472 textos de Internet e "intranets" locales, la mayoría pertenecientes a registros administrativos.

Estas iniciativas se colgarán en la web del Instituto de la Mujer y se harán llegar a ministerios, direcciones generales y a las administraciones autonómicas, así como a la Real Academia Española, institución que, para estas mujeres, es un "muro difícil de penetrar" en este sentido. "La RAE ya dio un paso en el año 2000, al analizar posibles sesgos ideológicos en las 28.000 entradas de su diccionario, pero debería plantearse fomentar la paridad desde sus propias listas e incorporar medidas para dar un mayor peso a las mujeres", concluyeron estas expertas.

Rosa María Peris, directora general del Instituto de la Mujer: "Hay que generar debate en la sociedad"

Cargando