¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Mariano Fernández Bermejo será el nuevo ministro de Justicia

Sustituirá a Juan Fernando López Aguilar, quien será el candidato del PSOE a la presidencia de Canarias

Mariano Fernández Bermejo, fiscal de Sala del Tribunal Supremo y miembro de la Unión Progresista de Fiscales, será el nuevo ministro de Justicia en sustitución de Juan Fernando López Aguilar, según ha confirmado el interesado a la Cadena SER. Fernández Bermejo "se siente muy satisfecho" y ha declarado que "trabajará con el objetivo de hacer algo bueno por este país".

Fernández Bermejo fue destituido como fiscal jefe de Madrid durante el Gobierno del PP. El actual fiscal general del Estado, Cándido Conde Pumpido, le promovió al puesto de fiscal de Sala del Tribunal Supremo.

El futuro ministro de Justicia estuvo esta tarde en La Moncloa, donde se entrevistó con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

Su nombramiento se producirá el próximo viernes en el Consejo de Ministros. Fernández Bermejo jurará su cargo ante el Rey el próximo lunes a las cinco de la tarde, justo un día después de cumplir 59 años.

Larga trayectoria

Miembro de la Unión Progresista de Fiscales (UPF), Fernández Bermejo llegó a la jefatura de la Fiscalía de Madrid en 1992 a propuesta del entonces fiscal general del Estado, Eligio Hernández, y pese a la oposición del Consejo Fiscal. Como fiscal Jefe de Madrid impulsó, entre otras, las investigaciones sobre el ex gobernador del Banco de España, Mariano Rubio, y la muerte del seguidor de la Real Sociedad Aitor Zabaleta, apuñalado en diciembre de 1998 en las inmediaciones del estadio Vicente Calderón de Madrid.

Bermejo llevó también a cabo diversas actuaciones relacionadas con temas medioambientales, entre ellas una investigación sobre la planta incineradora de Valdemingomez, a raíz de la cual, en julio de 1996, el Fiscal Jefe mantuvo una polémica con el Ayuntamiento de Madrid y la ministra de Medio Ambiente, Isabel Tocino.

El 28 de marzo de 2003, la Fiscalía General del Estado le abrió diligencias informativas por afirmar que la ley de juicios rápidos fracasaría por no existir medios para aplicarla. Por este tema mantuvo una fuerte polémica con el entonces titular de Justicia, José María Michavila, a quien llegó a demandar por atentar contra su honor, aunque el Tribunal Supremo terminó absolviendo al ministro.

En julio de 2003 cesó en su puesto como fiscal jefe de Madrid, y el 15 de junio de 2004 fue elegido -ya con Cándido Conde-Pumpido como fiscal general- nuevo fiscal jefe de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo.

Además de la carrera fiscal, ha ejercido la actividad académica, y fue profesor adjunto de Derecho Penal en la Facultad de Derecho de la Universidad de Extremadura y profesor de Derecho de la UNED en Mérida.También ha intervenido en numerosas conferencias y congresos de carácter jurídico, así como en cursos de Especialización de Policía Judicial, y desde 1987 colabora con el Centro de Estudios Jurídicos.

Cargando