¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El consumo de alcohol en menores puede producir alteraciones en la memoria

Un informe del Ministerio de Sanidad señala que los daños son mayores en adolescentes de 13 y 14 años

Un informe del Ministerio de Sanidad señala que el consumo intenso y esporádico de alcohol, como hacen los menores en los botellones, puede crear alteraciones de la memoria y del aprendizaje. Estos daños son más graves en cerebros inmaduros de chavales de 13 o 14 años. El estudio lo ha presentado la ministra de Sanidad, Elena Salgado.

El informe de la Comisión Clínica del Plan Nacional de Drogas coincide con la polémica por la inclusión del vino como bebida alcohólica en el anteproyecto de Ley de Prevención del Consumo de Alcohol entre Jóvenes, que ha motivado la protesta de los productores y bodegueros.

Salgado informó de que su departamento se guía por "evidencias científicas" al adoptar este tipo de iniciativas. Además, recordó que, en la última encuesta sobre el consumo de alcohol entre los menores, "más de 750.000 escolares se habían emborrachado, al menos tres veces, en el mes anterior de la entrevista".

La doctora Marta Torrens, miembro de la comisión que ha elaborado el informe llamó la atención sobre el cambio de hábitos en el consumo, en alusión al "atracón" de los fines de semana, en el que los jóvenes toman cinco o más bebidas alcohólicas en una sola ocasión o en un breve espacio de tiempo.

Esta experta señaló como "novedad más destacada" de las últimas investigaciones, la constatación de que la ingesta de grandes cantidades de alcohol los fines de semana produce "alteraciones importantes" en el cerebro de los menores y no sólo su consumo "diario y continuado".

Fracaso escolar

"Hasta ahora no lo sabíamos", insistió, para recordar las consecuencias que esto puede tener en el fracaso escolar, en el incremento de la violencia juvenil o en el número de accidentes de tráfico, entre otras cosas.

En la actualidad, puntualizó, las bebidas que prefieren durante los fines de semana son, "con mucha diferencia", los combinados -58,4%-, incluyendo el vino con refrescos, lo que se conoce como calimocho; la cerveza -34,1%- y, con frecuencias de entre el 26 y el 28%, el vino, los licores fuertes y los de frutas.

Torrens recalcó que el peligro para la salud no está relacionado con el tipo de bebida alcohólica que se tome, dijo en alusión a los que defienden el vino como bebida saludable, sino con "la cantidad de alcohol" que contiene.

Cargando