TENIS

Roland Garros/ Nadal llega a 3ª ronda sin despeinarse ante Cipolla

El tenista mallorquín, Rafa Nadal, número dos del mundo, se ha clasificado para la tercera ronda de Roland Garros eliminando al italiano Flavio Cipolla sin apenas complicaciones, en una hora y 53 minutos. En los dos primeros sets se paseó con dos contundentes 6-2 y 6-1. Tan sólo en el último set (6-4) el transalpino salió respondón y retardó más de lo esperado una victoria del español que ya estaba escrita. El también mallorquín, Carlos Moyà, ha logrado el pase a la tercera ronda al vencer al francés Florent Serra (6-4, 6-2 y 6-4). También solventó su partido y se colocó en la misma ronda David Ferrer, al derrotar al argentino Diego Hartfield (6-4, 6-3 y 7-6 (4)).

Rafa Nadal continúa con paso firme su camino sobre la tierra de París. El mallorquín hoy solventó un pseudo entrenamiento ante Cipolla, número 227 del mundo.

Sólo en el último set, y ante la algarabía del público, el italiano sacó el orgullo y consiguió mantener su saque a base de casta, lo que propició un resultado más apretado.

Especialmente en el segundo set, la superioridad mostrada por Nadal fue arrolladora. El manacorí sacó a pasear su potente derecha y con golpes largos no encontró respuesta en el tenista italiano.

Nadal, con 16 partidos ganados ya en este Grand Slam de forma consecutiva, se enfrentará ahora con su compatriota, Albert Montañés, que eliminó al letón Ernests Gulbis.

Moyá y Ferrer también pasaron

Moyà, campeón de la edición de 1998 se enfrentará ahora con el argentino Juan Pablo Brzezicki, que derrotó al también español Gillermo García López por 7-6 (4), 6-2 y 6-0. Ferrer lo hará con el vencedor del encuentro entre el español Fernando Verdasco y el ruso Dmitry Tursunov (21).

La sorpresa, cayó Gaudio

La sorpresa de hoy la ha protagonizado argentino Gastón Gaudio que se ha desmoronado en la segunda ronda de Roland Garros ante el australiano Lleyton Hewitt, favorito 14, y tras haber ganado con brillantez los dos primeros set fue eliminado por 4-6, 3-6, 6-2, 6-4, 6-2 en tres horas y 28 minutos. El ganador de 2004 ha ofrecido la mejor versión de sí mismo, capaz del tenis más hermoso sobre tierra batida y de un juego mediocre que le dejó a merced de un Hewitt en pleno proceso de recuperación.

Apoyado en un eficaz juego de revés, Gaudio se ha adjudicado con autoridad las dos primeras mangas en una central de París que empezaba a pensar que había regresado el campeón de hace tres años, el último jugador que ha levantado la Copa de los Mosqueteros antes de la era Nadal. Todo iba bien para el argentino que se permitía arriesgar y buscar las líneas en una impresionante demostración de buen tenis.

Pero en el tercer juego del tercer set todo cambio. Con dos faltas de pie en el saque y dos dobles faltas concedió su servicio y dio vida al australiano, que necesita poco para engancharse al partido. El "Gato" se desconcentró, perdió el hilo del partido y dio paso a la cruz de su tenis. Comenzó a dudar y cedió cinco juegos consecutivos, lo que valió el tercer set y parte del cuarto. El descalabro del argentino fue fraguándose en fases sucesivas mientras Hewitt iba creciendo en la pista. En el set definitivo Gaudio fue una mala copia del jugador que había entusiasmado al público en el inicio del partido. Comenzó cediendo su servicio y dejó pasar los puntos como si lo único que le importara fuera acabar cuanto antes.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?