¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Aznar nunca informó de sus negociaciones con ETA

Las reuniones entre el Gobierno del PP y la banda terrorista se conocieron a través de la prensa

La petición hecha hoy por el portavoz parlamentario del PP, Eduardo Zaplana, de que el Ejecutivo informe públicamente de sus contactos con ETA, contrasta con la actitud que tuvo su Gobierno durante la pasada tregua de 1998. José María Aznar nunca informó de quiénes fueron sus delegados, ni del contenido de las reuniones que mantuvieron con representantes terroristas.

Lo poco o mucho que se sabe de las anteriores treguas de ETA y de los contactos que mantuvieron los Gobiernos de España con delegados de la banda terrorista se conocen exclusivamente por medio de la prensa.

Durante el año transcurrido desde la firma del pacto de Lizarra y la tregua indefinida que ETA anunció en septiembre de 1998, el Gobierno, la banda terrorista y representantes de la izquierda 'abertzale' mantuvieron contactos secretos en Burgos y Zúrich. En estas reuniones, según las informaciones publicadas en varios medios y que no han sido desmentidas por sus protagonistas, participaron por parte del Ejecutivo central Ricardo Martí Fluxá -secretario de Estado de Seguridad con Mayor Oreja-, Javier Zarzalejos -secretario general de Presidencia- y Pedro Arriola -asesor del presidente-.

Por parte de ETA, participaron los terroristas Mikel Albisu, 'Antza', y Belén González Peñalva, 'Carmen'. Y supuestamente medió en las discusiones el entonces obispo de Zamora, Juan María Uriarte.

'Paz por presos' o 'Paz por autodeterminación'

La gestión previa de Uriarte con destacados dirigentes de Herri Batasuna fructificó en la reunión que se celebró el 11 de diciembre de 1998 en una finca de Burgos. A este encuentro acudieron Zarzalejos, Arriola y Fluxá. Por parte de HB, fueron Arnaldo Otegi, Rafael Díez Usabiaga, Fernando Barrena y el abogado Íñigo Iruin.

El 19 de mayo de 1999 se produce el siguiente encuentro, este ya entre los enviados de Aznar y los de ETA, en la capital suiza. En la reunión, de cuatro horas, ambas partes presentan sus posiciones: el Gobierno plantea la negociación 'paz por presos', mientras los etarras seguían pidiendo 'paz a cambio de autodeterminación'. El encuentro dejó abierta la puerta a una segunda cita. Sin embargo, a los dos meses los terroristas comunicaron que no habría más contactos y a pesar de las gestiones de Fluxá, Aznar anunció la ruptura de la tregua el 25 de agosto.

Cargando