Contador, 15 años después de Induráin, segundo español en ganar el Giro

Desde que Miguel Induráin logró la segunda "maglia rosa" consecutiva -y última- en 1993, ningún español había pasado del segundo puesto en la ronda italiana

Alberto Contador se proclama vencedor del Giro de Italia /

Alberto Contador, madrileño de 25 años, se convirtió hoy, quince años después del segundo triunfo de Miguel Induráin, en el segundo español que gana el Giro de Italia, cuya 91 edición concluyó hoy en Milán con la victoria del italiano Marco Pinotti con 32:45 en la contrarreloj individual de 28,5 kilómetros.

Desde que Miguel Induráin logró la segunda "maglia rosa" consecutiva -y última- en 1993, ningún español había pasado del segundo puesto en la ronda italiana: Abraham Olano en 2001 y José Enrique Gutiérrez en 2006. Unai Osa también estuvo en el podio con su tercer puesto en 2001.

Contador, enrolado a última hora en el Giro tras la repentina invitación de los organizadores al equipo Astana, llegó a la última etapa con una exigua renta de 4 segundos sobre el italiano Riccardo Ricco (Saunier Duval) y una más holgada de dos minutos sobre Marzio Bruseghin (Lampre).

El circuito era casi totalmente plano. Partía de una altitud de 205 metros y remataba en el Corso Venezia a 119. Un trayecto en el que Contador era superior, en teoría, a sus rivales directos en la general. Como Induráin, el madrileño se disponía a conquistar la carrera rosa después de haber ganado un Tour.

En 1992 Induráin ganó la contrarreloj final sobre un recorrido el doble que el de hoy- y con ello su primera victoria final en el Giro. Hoy, Contador anhelaba en emular al navarro cerrando con un triunfo de etapa.

El primer registro destacable lo obtuvo el ruso Mikhail Ignatiev con 32:55, a una media de casi 52 km/h, pero el italiano Marco Pinotti, campeón de Italia contrarreloj, batió su marca con 32:45 y permaneció al frente de la etapa hasta...

Todo el interés se centraba en la lucha entre Contador y Ricco, pero el primer control, en el km.10,9, empezó a despejar la incertidumbre: el español, con un parcial de 13:40 -el decimocuarto- aventajaba en 55 segundos al italiano. La batalla por la maglia definitiva estaba zanjada, pero el triunfo de etapa se le escapaba al líder.

Por el segundo control, en el km. 19,7, Contador acreditó un parcial de 32:28. El margen sobre Ricco había crecido hasta 1:26 y perdía 20 segundos respecto a Ignatiev, el mejor en ese punto aunque luego fuera superado en la meta por Pinotti.

Ricco llegó a la meta con un tiempo de 35:17, a 2:32 de Pinotti, y a partir de ahí Alberto Contador pudo saborear el triunfo, sabedor de que sólo un accidente podía costarle la victoria final en el Giro. El madrileño paró el crono en 33:24, a 39 segundos del vencedor de etapa, Pinotti.

Contador, de la playa a la cima del Giro

El ciclista madrileño ha logrado su primera "maglia rosa" de manera tan brillante como paradójica, ya que se encontraba de vacaciones diez días antes de que su equipo fuese invitado, por sorpresa, a la ronda italiana. Aunque son pocos los rivales que creen que Contador estaba en la playa en vísperas del Giro -"en la playa de Madrid", dijo con sorna Riccardo Riccó-, el madrileño aseguró que ni su cuerpo ni su mente estaban para afrontar una grande de tres semanas. Se presentó en Palermo escoltado por el alemán Andreas Kloden y el estadounidense Levy Leipheimer y en dos semanas pasó de probar sensaciones a instalarse en los puestos de privilegio en la general. En la cronometrada de Urbino, décima etapa, Contador fue segundo y ya se puso cuarto en la general y líder entre los favoritos. Cinco días después, en la cima de la Marmolada, se puso la maglia rosa. Tras aguantar la semana decisiva con la cronoescalada a Plan de Corones y la montaña del último fin de semana, Contador remató su hazaña para entrar de rosa en Milán, donde Indurain vivió la vida en rosa en 1992 y 1993. Hasta el domingo 1 de junio ningún español había visitado el primer escalón del podio. Así se cortaba también una racha de once triunfos italianos consecutivos. No fue el primer "ochomil" del corredor de Pinto. Alberto Contador hizo cumbre en los Campos Elíseos de París el pasado mes de julio como vencedor del Tour, el quinto español que llegó de amarillo a la capital francesa, ya que Oscar Pereiro aún no había sido reconocido como vencedor de 2006, todo un abrazo a la gloria después de cruzar un camino de espinas y emboscadas que estuvieron a punto de malograr el progreso de un ciclista que lanzó un órdago a la vida para ser un campeón.

Entrevista a Alberto Contador en el Larguero

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?