¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Madrid recuerda a Ana Frank y planta un castaño similar al de su casa

El original tiene 170 años y se encuentra en un patio interior de la casa de Amsterdam donde vivió Frank pero tenía una enfermedad por lo que varias ciudades europeas han pedido un esqueje

Imagen del castaño de la casa de Ana Frank en Amsterdam

Un castaño de indias, similar al que la víctima del Holocausto, Ana Frank, veía desde la buhardilla donde estuvo escondida durante dos años de los nazis, crece desde hoy en el Parque Juan Carlos I de Madrid, donde una plaza mantendrá viva la memoria de la joven holandesa.

La delegada madrileña de Medio Ambiente, Ana Botella, junto con representantes de las embajadas de Holanda e Israel y actores del musical sobre la vida de Ana Frank que se está representando en la capital han acudido hoy al citado parque para asistir a la plantación del esqueje del viejo castaño de indias que la joven veía desde la buhardilla donde estuvo escondida.

El original e histórico castaño de indias, que tiene 170 años y se encuentra en un patio interior de la casa de Amsterdam donde vivió Frank, iba a ser talado a causa de una enfermedad pero podrá seguir en pie entre cinco y diez años más. Al conocer la cercana pérdida del simbólico árbol, numerosas ciudades, entre ellas París y Madrid, han solicitado a la Fundación Ana Frank un esqueje para recordar la historia de Ana, que ella misma dejó escrita en un diario y que hoy es "todo un ejemplo del triunfo del ser humano en su resistencia contra la barbarie".

Ana Frank "no es sólo un símbolo para el pueblo judío, sino para los hombres y mujeres de todo el mundo que han sufrido persecución por motivos de raza, etnia, religión o ideología política", ha dicho hoy la delegada de Medio Ambiente.

El castaño que hoy se ha plantado en el parque Juan Carlos I crecerá muy cerca del Jardín de las Tres Culturas y del Monumento a las Víctimas del Holocausto. La casa donde se escondía Ana Frank, ha recordado Ana Botella, es hoy uno de los museos más visitados del mundo y su diario se ha sido traducido a 60 idiomas y ha sido llevado al cine y al teatro y transformado en un musical.

El árbol de Ana Frank "debe convertirse también en un monumento vivo y compartido por todas las personas que nos identificamos con lo que representa aquel castaño que veía desde la ventana del desván del refugio, y que ella misma llamaba la casa de atrás", ha añadido.

"Este acto -ha concluido la delegada de Medio Ambiente- es una de las mejores formas de manifestar nuestro deseo de que aquello que le tocó vivir a Ana Frank no vuelva a repetirse. Y, al mismo tiempo, es también la mejor forma de manifestar nuestro propósito de legar una ciudad mejor, más humana y agradable para vivir a quienes hoy tienen la edad que entonces tenía Ana Frank, quien el próximo jueves cumpliría 79 años".

Cargando