¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

EN DIRECTOToda la información del doble atentado en Cataluña, minuto a minuto

La sandía: la nueva viagra

Las claves de los beneficios agregados del consumo de sandía están en su contenido de citrulina, una sustancia que tiene la capacidad de producir un relajamiento de los vasos capilares

Las sandías contienen ingredientes similares a los del Viagra y su consumo podría aumentar la libido y la capacidad amatoria de una persona, afirmó hoy un estudio difundido por científicos de la Universidad A&M de Texas.

El Viagra, así como Cialis y Levitra, son fármacos recetados para prevenir la disfunción eréctil al dilatar los vasos sanguíneos.

"Cuanto más estudiamos las sandías, más nos convencemos de lo asombrosa que es la fruta al proporcionar elementos de fortalecimiento al cuerpo humano", dijo Bhimu Patil, director del Centro de Mejora de Frutas y Vegetales de la Universidad A&M. "Sabíamos que la sandía es buena para la salud, pero la lista de sus beneficios se alarga con cada estudio", añadió.

Según los científicos, las claves de los beneficios agregados del consumo de sandía están en su contenido de citrulina, una sustancia que tiene la capacidad de producir un relajamiento de los vasos capilares.

Una maravilla para el corazón

Además, al ser convertida esa sustancia en un aminoácido llamado arginina, "produce maravillas en el corazón, en el sistema circulatorio y mantiene un buen sistema inmunológico", agregó.

"Es posible que la sandía no sea tan específica en cuanto a su uso como el Viagra, pero (su consumo) es una buena forma de dilatar los vasos sanguíneos sin producir efectos secundarios", indicó Patil en una conferencia de prensa.

Otros beneficios

Y los beneficios de la sandía no terminan allí. La arginina también ayuda en el ciclo de la urea al eliminar el amoníaco y otros compuestos tóxicos del cuerpo.

Existe un problema, sin embargo. Las mayores concentraciones de citrulina están en la parte blanca de la sandía, aquella que generalmente no se consume. El próximo paso es entonces, dijo Patil, trabajar con nuevas variedades de sandías en las que las mayores concentraciones de esa sustancia estén en su jugosa y roja carne, no en la cáscara.

La Salud en la SER (28-06-08)

Cargando