Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Cultura

QUE FUE DE...

Qué fue de: Regan, la niña del exorcista

Linda Blair triunfó joven y su brillo quedó apagado por las drogas y el alcohol. Nunca pudo librarse del papel de poseída. Parece que Blair sí que tiene un pacto con el diablo

Linda Blair sin el demonio que tanto éxito le dió

El nombre de Linda Blair no es muy conocido hoy en día pero en el imaginario colectivo permanece como Regan, la niña del Exorcista. La joven actriz nacida el 22 de diciembre de 1959, protagonizó con tan solo 13 años una de las mejores películas de terror de todos los tiempos, El Exorcista.

Con 15 años comenzó una relación con Rick Springfield, un cantante australiano diez años mayor que ella. En esa época aún se mantenía la estela del éxito del primer film, estrenado en 1973 y Blair participó en varias películas.

Fue una de las primeras estrellas juveniles que después de una actuación brillante, estuvo nominada al Oscar por su papel de Regan, cayó en desgracia. Intentó en vano recuperar el éxito de su papel de posesa y en 1977 participó en El Exorcista II: El Hereje. La cinta fue un fiasco y sepultó la carrera de Blair que comenzó a ganar peso de manera exagerada.

Las drogas, su maldición particular

El demonio de las drogas y el alcohol, tomó posesión de su vida y en 1977 la joven actriz fue detenida y acusada de tráfico de cocaína. El tribunal la declaró culpable, estuvo tres años en prisión condicional y con 17 años tuvo que ser ingresada en una clínica de desintoxicación. El polvo blanco era su nuevo Satanás.

Pero Linda Blair, según sus familiares, siempre se ha caracterizado por su fuerza y tesón. La pequeña Regan superó su adicción a las drogas pero Hollywood nunca le perdonaría el desliz. La carrera de Blair estaba terminada.

En los años 80 la actriz ya había recuperado la figura y para demostrárselo al mundo, posó desnuda para algunas revistas eróticas de la época. A partir de ese momento la vida de Blair exploraría el mundo de la publicidad, la moda, la televisión y la equitación.

Pasión por los animales

A Linda le encantan los animales, desde que tenía seis años montaba a caballo y a finales de los 80 recuperó la afición. Ganó varios premios de equitación y cuando su caballo murió dejó de cabalgar y comenzó a colaborar con organizaciones de protección de la naturaleza. Dejó de consumir carne, se hizo vegana, escribió un libro (Going Vegan) y creó la Fundación Linda Blair para el bienestar de los animales y los humanos.

El contacto con la naturaleza benefició a Blair que volvió a las pantallas gracias a un nuevo pacto con Lucifer. En Reposeída Blair se reía de sí misma y junto a Leslie Nielsen intentaban librarse del ángel caído en clave de humor. Después vendría un cameo en Scream la película de Wes Craven que revivió el genero de terror en 1996.

Satán siempre vuelve

En el año 2001 Regan recuperó la fama mundial con El Exorcista. El montaje del director. En la película se incluían escenas que fueron cortadas en la primera versión, sonido remasterizado y fue estrenada en cines acercando el mito del terror a una nueva generación.

El éxito del reestreno fue tal que una de las escenas fue reproducida en forma de figura de coleccionista. La bajada de las escaleras protagonizada por una Blair poseída que descendía los escalones en una postura imposible, fue reproducida en un muñeco con el gesto torcido como el de la joven protagonista.

Desde entonces los demonios de Linda Blair se han ido redimiendo y sus apariciones en películas menores y en series han sido más continuas. Sus últimas apariciones han estado relacionadas con series que trataban temas paranormales como Supernatural.

Cuando haces un pacto con el diablo, es difícil evadirte y parece que el príncipe de las tinieblas besó a Linda Blair. Estar al lado de Lucifer tiene consecuencias inimaginables pero en el caso de Linda sin ninguna duda, el demonio es lo mejor que le ha pasado en su vida.