¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Despedida de la COPE por "lesbiana y nacionalista"

Isabel Quintairos ha llegado a un acuerdo con la COPE después de 13 meses de pelea

Isabel Quintairos, la periodista injustamente despedida en julio de 2007 por la COPE ha llegado a un acuerdo con la cadena después de 13 meses de pelea. Un tribunal gallego anuló el despido porque "atenta contra sus derechos fundamentales". La periodista no ha recuperado su trabajo pero "está enormemente satisfecha" porque esto ha sentado jurisprudencia.

Cuando hace tres años Isabel Quintairos pidió la excedencia para trabajar en la Diputación de A Coruña no sabía que estaba dejando su puesto de trabajo para siempre. El verano pasado la redactora, después de realizar un trabajo para el Bloque Nacionalista Gallego (BNG), quiso volver a la emisora donde había trabajado durante 17 años, pero no la dejaron. Entre las confusas razones que los representantes de la emisora le dieron sólo quedaron claras dos: su homosexualidad y su supuesto nacionalismo político.

"A mi nunca me preguntaron: ¿Es usted católica?. Cuando una persona trabaja para una empresa no tienes porque estar de acuerdo con ella", explicaba Isabel Quintairos en La Ventana, donde ha relatado su caso. La periodista ha denunciado el atropello y el abuso que desde desde la radio de la Conferencia Episcopal se ha realizado contra ella.

"En un principio todo fue normal", contaba la periodista pero dos días después de su incorporación "a alguien se le cruzó un cable" y le dijeron que tenía que irse. La fatídica fecha, el 18 de julio de 2007, marcaría el comienzo de una "pesadilla" que terminó hace dos días.

Entre medias trece meses de juicios, desencuentros, depresión, problemas para dormir e impunidad. La Cope se "saltó" la primera sentencia y tardó más de tres meses en readmitir a Quinteiro. Dos días duraría la redactora en su nuevo puesto, relegada a un pasillo, junto a un técnico y sin nada que hacer. "Al tercer día, despido de nuevo" y otra vez a los juzgados, relata Quitairos. Pero por fin el suplicio de esta valiente periodista ha llegado a su fin. "Estoy enormemente satisfecha porque se ha hecho justicia".

"Tenemos muchos directivos homosexuales"

Hace dos días los abogados de la redactora y los de la emisora llegaron a un acuerdo. "Si reingresaba por obligación judicial eso podría haber sido un infierno", concluye Isabel Quintairos que finalmente ha aceptado el despido improcedente, en lugar de su merecido puesto de trabajo. Muchos de sus compañeros van a echarla de menos aunque no puedan expresarlo públicamente, "estuvieron a mi lado pero no podían decirlo porque se arriesgaban", relata resignada Quintairos.

"Cómo vamos a despedirla a usted por ser lesbiana si tenemos muchos directivos homosexuales", explicaban desde la Cope. Pero según la sentencia del Tribunal Gallego de Justicia las razones son claras, la Cope despidió a Quintairos por "lesbiana y nacionalista". "La política laboral de la Cope puede estar marcada por la deriva que tiene desde mediado de los 90: hacia la derecha más reaccionaria con posturas extremas, homófobas, clasistas y machistas", según asegura la periodista despedida.

Pero la discriminación laboral le la costado caro a la emisora de los obispo. Primero una indemnización de 93.000 euros, más 12.000 de salarios atrasados y otros 3.000 euros por daños morales, pero para Quintairos "lo de menos el acuerdo económico". Para Isabel Quintairos lo más importante ha sido poder cerrar la puerta a una pesadilla para ella y para su familia y sentar un precedente en contra de la discriminación.

Cargando