El modelo del avión siniestrado ha sufrido seis accidentes graves en los últimos años

Es un McDonnell Douglas MD-82 de fabricación estadounidense; En su última revisión, no se habían detectado fallos

El modelo del avión accidentado en Barajas es un McDonnell Douglas-MD82, de fabricación estadounidense, que tenía 15 años de antigüedad. En su última revisión, el pasado 24 de enero, no se detectó ningún fallo. Se trata de un modelo que ha protagonizado, contando con el de hoy, hasta seis accidentes de gravedad en los últimos nueve años, falleciendo en estos siniestros más de medio millar de personas, ya que se trata de una nave de gran capacidad en lo que se refiere al pasaje.

El suceso de hoy se convierte en uno de los más graves de la historia de este modelo norteamericano, por lo que el Consejo Nacional de Seguridad en el Transporte de Estados unidos enviará a Madrid un equipo de investigadores para analizar las causas. Cabe destacar las catástrofe ocurrida en Venezuela en 2005, cuando los 152 viajeros de un vuelo de West Caribbean Airways flight fallecieron después de que el avión se estrellara en una región montañosa del país sudamericano. Hasta 111 muertos se registraron en otro accidente de un MD-82 en China en 2002 y 89 en septiembre del pasado año en Phuket, en un accidente muy parecido al que hoy se ha vivido en Madrid, ya que el aparato comenzó a arder tras salirse de la pista de aterrizaje.

Se trata de uno de los modelos más exitosos de la serie MD-80 de McDonnell Douglas en cuanto a ventas. La compañía Spanair tenía en su flota con el siniestrado hoy un total de 11 aviones de este modelo y sólo uno se encuentra inoperativo. Seis de ellos comenzaron a ser utilizados hace apenas 10 años, aunque, explicó la compañía, el aparato siniestrado, que perteneció a Korean Air, lleva volando desde 1993.

Consume mucho combustible

Los MD-80 consumen gran cantidad de combustible por lo que Spanair se ha visto muy afectada por las constantes subidas del precio del crudo. La compañía perdió 41 millones de euros en el primer trimestre de 2008 por el combustible, que le afecta mucho al disponer de una flota de aviones de alto consumo. Los MD-80 necesitan alrededor de un 25% más de combustible que un Airbus.

La serie MD-80 está compuesta por aviones con capacidad para entre 149 y 170 plazas. Estos aviones requieren una tripulación mínima de dos pilotos y al menos cuatro tripulantes de cabina y son de pasillo estrecho, lo que dificulta la evacuación.

Los aviones, construidos por McDonnell Douglas en Long Beach, California, tienen una longitud de 41.26 metros, un ancho entre alas de 32.85 metros.

El avión tuvo que volver a la pista por un percance

El comandante Rafael Velón, explicaba a 'La Ventana' que, según la información distribuida entre los pilotos, las razones de un regreso del avión desde la pista para una revisión técnica, se debieron un problema que nada tuvo que ver con las causas del accidente.

"Puede ser desde un pájaro, un fallo mecánico, pueden haber muchas circunstancias" aseguró el comandante. Según este experto, los aviones están preparados para superar este tipo de dificultades, pero si se combinaran muchas razones, podría ser motivo de una catástrofe así.

"El momento del despegue es el de mayor riesgo en un vuelo", explicaba el comandante, ya que en ese momento el avión lucha contra la fuerza de gravedad, lleva los tanques de combustible llenos y se deben contemplar elementos como los vientos. En el momento del decolaje, un avión circula a una velocidad superior a los 200 km por hora.

El comandante Rafael Velón explica las posibles razones del accidente aéreo

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?