¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El puente Calatrava de Venecia se inaugurará en silencio

Tras las numerosas polémicas que siguen rodeando la construcción del arquitecto valenciano, el Ayuntamiento de Venecia ha decidido anular la inauguración oficial de la obra arquitectónica

La pasarela, que une la Plaza de Roma y la estación de tren de Venecia, será abierta al público sin inauguración oficial. En un primer momento, las autoridades municipales habían previsto inaugurarlo el próximo 18 de septiembre con la presencia del presidente de la República, Giorgio Napolitano.

La obra de Calatrava lleva doce años en construcción. Es el primer puente que se erige después de 125 años en esta ciudad, y será el cuarto que cruzará el Gran Canal, junto a los de Rialto, Accademia y Scalzi.

Las quejas contra la obra veneciana del arquitecto español han sido numerosas: por un lado, las quejas de los partidos derechistas de la oposición, que han amenazado con iniciativas durante la inauguración para protestar por el elevado coste del puente, por otro, el enfado de algunas personas por el retraso que ha sufrido el acceso para personas con minusvalía física.

Una construcción cada vez más cara

Pero la polémica no es nueva; son muchos los percances que ha sufrido la colosal construcción y que han costado mucho dinero, multiplicándose por cuatro la cantidad presupuestada inicialmente (ya van por los 20 millones de euros de los 4,7 que fueron programados.) Además, el pasado mes de enero la estructura se movió un centímetro, lo cual no ocasiona un peligro real pero ha provocado que un equipo de técnicos tenga que monitorizar durante al menos cinco años los movimientos del puente ante posibles oscilaciones.

Más allá de los fallos técnicos y las confrontaciones políticas, las opiniones en el mundo del arte también están divididas. Paolo Baratta, presidente de la Bienal de Arte de Venecia dice que le gusta, que "además es útil y la utilidad es belleza. No es la clásica obra que va más allá del necesario o del exhibicionismo." Sin embargo, para Vittorio Sgarbi, famoso crítico de arte italiano, el puente "no es necesario y por tanto es inútil, peligroso y dañino" para Venecia. Además, a su juicio, "resulta feo" en la silueta de la histórica Venecia.

Cargando