Qué fue de... Prosinecki, un jugador de cristal

Las lesiones marcaron a este centrocampista que ahora es miembro del cuerpo técnico de la selección croata, además de protagonista de varios anuncios de Renault

Robert Prosinecki en su primera etapa como futbolista del Real Madrid (a la izquierda); a la derecha, el ex futbolista croata en una imagen actual

Prosinecki era una centrocampista elegante y completo, con un buen regate, mucho pase y con gol, que jugó en las filas de Real Madrid, Oviedo, Barcelona y Sevilla. Pasó a la historia del fútbol mundial por ser el único jugador que ha marcado en dos Mundiales diferentes con dos países distintos (Yugoslavia y Croacia).

Robert Prosinecki nació el 12 de enero de 1969 en la ciudad alemana de Schwenningen, aunque se marchó a Yugoslavia con sus padres cuando aún era un niño. El Dinamo de Zagreb fue su primer equipo, en el que militó en 1986. El Estrella Roja de Belgrado se fijó en él y en 1987 pasó a endosar sus filas. Ese mismo año fue designado como mejor jugador del Mundial Juvenil de Chile, en el que se proclamó además campeón con Yugoslavia. Vistió la camiseta del Estrella Roja cuatro años. Durante ese tiempo Prosinecki destacó y levantó tanta expectativa que muchos hablaban de él como uno de los mejores jugadores del mundo.

En 1990 Mendoza se fijó él, se encaprichó y lo pagó con mucho dinero y más esfuerzo, ya que la normativa de la Federación Yugoslava no permitía salir del país a jugadores menores de 25 años. Finalmente Mendoza lo consiguió y comenzó la etapa de Prosinecki en el Real Madrid que estuvo marcada, sin lugar a dudas, por las lesiones.

Lesiones y recaídas

Se lesionaba, se recuperaba y se volvía a romper. Recaía una y otra vez. Todas dolencias musculares. El problema se agravaba porque los servicios médicos del Real Madrid no conseguían detectar la causa físicas de sus males. "Prosinecki está viviendo un periodo de adaptación que le está afectando psicológicamente, y tiene, por ello, más facilidad para lesionarse" afirmó Miguel Ángel Herrador, jefe de los servicios médicos del Madrid tras las cinco lesiones musculares de Robert en nueves meses.

En 1994, cuando Valdano llegó al banquillo del Real Madrid, Prosinecki se marchó. El argentino no contaba con él. El Barça se interesó por él y Robert llegó incluso a pasar el reconociendo médico, pero el club madridista no permitió el traspaso y Prosinecki se marchó cedido al Oviedo. Un año más tarde Cruyff lo volvió a reclamar y ahora sí, Prosinecki se vistió de azulgrana. Después de un año gris en Can Barça, jugó una temporada más con el Sevilla donde puso fin a su aventura española. Dinamo de Zagreb, NK Hrvatski, Standard de Lieja, Portsmouth, Olimpia de Ljubljana y NK Zagreb fueron sus siguientes destinos.

Participó en dos Mundiales con dos países diferentes

Es el único jugador que ha marcado en dos Mundiales diferentes con dos países distintos (Yugoslavia y Croacia). Lideró la selección yugoslava, con la que participó en el Mundial de Italia '90, hasta que Croacia, su país de adopción, se independizó. Con el combinado croata jugó en el Mundial de Francia '98 y Corea y Japón '02.

Prosinecki fue un jugador polémico. De sobra era conocida su adicción al tabaco. "Prosinecki era asombroso. Se fumaba unos 40 cigarrillos al día. Eran Marlboro rojos, no aptos para corazones débiles. No corría mucho -en realidad, no podía-, pero era un jugador fantástico" afirmó Peter Crouch en su autobiografía Walking Tall. El inglés, actual jugador del Portsmouth, compartió vestuario con el croata en 1999.

Amante de la fiesta

A Prosinecki le siguió siempre su fama de amante de la vida nocturna, de la que él ha sacado beneficio protagonizando recientemente varios anuncios de Renault en los aparece junto a 'Prosikito', un muñeco mujeriego y fiestero.

Actualmente, además de explotar su faceta interpretativa, Prosinecki es miembro del cuerpo técnico de la selección croata que dirige Slaven Bilic desde 2006.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?