Qué fue de... Nando Muñoz, a la sombra de los títulos

Este fuerte defensa nació en el Sevilla, vivió los inicios del Dream Team, y después pasó por Madrid y Espanyol

Nando posa junto a Zubizarreta, Julio Salinas y Koeman en el once de la final de Wembley (izquierda); en el centro, en su etapa en el Real Madrid; a la derecha, en un amistoso con la camiseta del Espanyol.

Nando comenzó su carrera deportiva en las categorías inferiores del Sevilla, en las que ingresó con apenas once años. Debutó con el primer equipo en la temporada 1986-87 y poco a poco fue labrándose un nombre en el equipo hispalense. En su último año era indiscutible en la zaga sevillista y el Barça se fijó en él. Tuvo el honor de ser un hombre importante en los inicios del Dream Team de Johan Cruyff, para después recalar en el eterno rival, el Real Madrid. Terminó su carrera en el Espanyol, donde jugó casi seis años, y pudo levantar una Copa del Rey.

Fernando Muñoz García, (30-10-1967, Sevilla) fue conocido por todos como Nando. Defensa corpulento (1,87 metros-84 kilos), fue parte integrante de algunos de los equipos que pasaron a la historia de nuestro fútbol, aunque nunca destacó en ellos. Recaló muy pronto en la cantera del Sevilla, donde fue creciendo hasta convertirse en un zaguero de gran corpulencia física, solvente al cruce y con un gran juego aéreo. Esto le valió para llegar muy pronto al primer equipo y con 19 años recién cumplidos ya había debutado en la primera plantilla del club de su ciudad natal.

Fue a finales de 1986 en San Mamés, en un partido en el que los hispalenses terminaron venciendo por 0-1. Con mucho esfuerzo consiguió ganarse paulatinamente más minutos en el once andaluz, convirtiéndose en intocable en la temporada 1989-90, en la que disputó 37 de las 38 jornadas ligueras. Su gran campaña llamó la atención del FC Barcelona de Johan Cruyff, que le fichó como complemento de Ronald Koeman en el inicio de la época más gloriosa del equipo culé, el Dream Team.

Formó parte del Dream Team

Nando comparte el centro de la defensa durante dos años con el rubio holandés y los éxitos se suceden: campeones de Liga en 1991 con una gran diferencia respecto al segundo, el Atlético de Madrid, campeón de Liga, nuevamente, en 1992, por encima del Real Madrid, y el 20 de mayo de 1992 llega la primera Copa de Europa del Barça.

Nando pasará a la historia del Barcelona con letras de oro al ser uno de los componentes del once de aquella mítica final de Wembley: Zubizarreta; Ferrer, Nando, Koeman, Juan Carlos; Eusebio, Guardiola, Laudrup; Bakero, Julio Salinas y Stoichkov. El rival era la Sampdoria y un gol del compañero de zaga de Nando, Ronald Koeman, en la segunda parte de la prórroga, hizo estallar de alegría la Ciudad Condal. En su periodo como culé, el defensa sevillano pudo incluso probar las mieles de la internacionalidad, y vistió la camiseta de la selección española en ocho ocasiones.

Un fichaje rocambolesco

Sin embargo, Nando no pudo seguir disfrutando del frenesí blaugrana, ya que tan sólo estaba cedido y el Sevilla ejerce la opción de recompra antes del 30 de junio. Pero ni tan siquiera llega a entrenar con el club hispalense. En una operación rocambolesca, el Real Madrid terminó metiéndose por medio, y lo que era un billete de vuelta a casa para Nando fue canjeado por un puente aéreo de Barcelona a Madrid. El central sevillano recaló en el eterno rival de los culés, el Real Madrid.

Esto provocó las iras del FC Barcelona, que denunció al Sevilla y al propio Nando. El sevillano apenas tenía 25 años y bromeaba con que los líos en los tribunales "durarán hasta que me retire". "Al final se cumplió. Me retiré y el asunto aún colea", recuerda hoy.

Ganó la última Copa del Real Madrid

Nando llega al Madrid de Benito Floro, que ese año ganó la que hasta la fecha es la última Copa del Rey en las vitrinas del Real Madrid. Era la temporada 1992-93 y tras la segunda Liga perdida en Tenerife, los blancos salvaron la temporada al vencer 2-0 en la final al Real Zaragoza con goles de Butragueño y Lasa. Esa noche en Mestalla, el Madrid formó con Buyo; Chendo, Nando, Sanchís, Lasa; Míchel, Milla, Hierro, Villarroya; Butragueño y Alfonso. Por entonces, ganar la Copa sí tenía valor y también importaba a los grandes. La Champions aún no era el negocio que es hoy.

Pero el año 93 fue el último de vino y rosas para Nando. Con apenas 26 años, vio cómo la llegada de otro central a Chamartín, Rafa Alkorta, le cerraba el paso que se había abierto. Ese primer año con el defensa vasco sólo jugó 14 encuentros. El año siguiente fue aún más negro. Valdano le deja claro que no cuenta con él y, aunque lucha por cambiar su opinión, Nando sólo juega un partido de Liga.

Levanta una Copa en el Espanyol tras 60 años

En la temporada 1995-96, el sevillano inicia la campaña en el Bernabéu, pero en el mercado invernal vuelve a coger el puente aéreo rumbo a Barcelona, esta vez con destino a Sarria. Como jugador del Espanyol disputó más de 100 partidos de Liga y en el año 2000 volvió a levantar un título. Tras 60 años sin tocar un metal, el Espanyol ganaba su tercera Copa del Rey, ante el Atlético de Madrid. 2-1, con el inefable gol de Tamudo robándosela a Toni y el otro tanto firmado por Sergio.

Nando volvía a inscribir su nombre en la alineación final de un equipo campeón: Cavallero; Cristobal, Nando, Pochettino, Roger; Velamazán, Sergio, Galca, Arteaga; Martín Posse y Tamudo.

La siguiente temporada (2000-01) fue la última de Nando en el club perico y con 33 años y sus rodillas muy castigadas decide colgar las botas.

Nando, desaparecido

Han pasado casi siete años desde su retirada y Nando ha desaparecido de manera fulminante de las primeras planas. Ni una entrevista, ni una noticia, ni un artículo en Wikipedia. Nando vive hoy en su Sevilla natal, donde invierte su patrimonio en algunas empresas. Si le hablan de él a algún amigo, muchos tendrán que hacer memoria, pero sí se esfuerzan, podrán recitar su nombre en varias alineaciones gloriosas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?