MOTOCICLISMOMarc Márquez gana en Japón y conquista su quinto título de MotoGP

Qué fue de... la Quinta del Buitre

Una generación salida de la cantera que cambió la historia para el madridismo y les devolvió la ilusión

Butragueño, Pardeza, Sanchís, Míchel y Martín Vázque, una exitosa generación nacida de la cantera del Real Madrid

Cuando el periodista de El País Julio César Iglesias acuñó el término de la Quinta del Buitre no sabía cuán éxito tendría su ocurrencia. Este grupo de jóvenes, liderados por Emilio Butragueño, llamaría la atención del mundo ganando la Liga de Segunda con el Castilla (1983-84) y pasaría a la historia por devolver la ilusión al madridismo, tras varios años de sequía, al conseguir cinco Ligas y dos Copas de la UEFA de forma consecutiva

Butragueño da nombre a la Quinta

Más información

Emilio Butragueño Santos (22-07-1963, Madrid) sí que nació realmente para jugar en el Real Madrid. De hecho, el día después de su alumbramiento su padre le hace un carnet de socio del equipo de Chamartín. Comienza en el fútbol de manera seria tarde, con trece años, y con 17 su padre le presenta a una prueba para ingresar en el Real Madrid. "Ya te llamaremos", confiesa Butragueño que le dijeron. Entonces, el Atlético de Madrid se interesa por él y entrena unos días con los rojiblancos. "Hijo, ¿cómo vas a jugar en el Atleti?", le dijo su padre, madridista de corazón. Movió sus hilos, y al poco consiguió una ficha con el club blanco.

Desde el día de su debut se sabía que llegaría a ser grande. "Nene, calentá", le dijo Di Stéfano un 5 de febrero de 1984 en un Cádiz-Real Madrid que los blancos perdían por 2-0. Saltó al campo al inicio de la segunda parte y con dos goles y una asistencia llevó a su equipo a la victoria (2-3). Sería la primera vez de muchas. Marcó 170 goles en más de 400 partidos oficiales con la camiseta del Real Madrid y logró un Pichichi en 1991. Su apodo, 'El Buitre', dio nombre a la Quinta. Una Quinta que a base de remontadas europeas se convirtió en mito. La primera, a finales de 1984 en un Real Madrid 6- Anderlecht 1 con el que dieron la vuelta al 3-0 de la ida. Butragueño hizo un 'hat-trick'.

Las lesiones comienzan a mermarle en 1992 y en la 94-95 abandona el Real Madrid cediendo el '7' a una nueva leyenda del madridismo, Raúl González Blanco. El 15 de junio de 1995 recibe un partido homenaje en el Santiago Bernabéu frente a la Roma. A su salida, parte a la aventura mexicana donde juega tres temporadas, hasta abril de 1998, en el Atlético Celaya. Con la selección también hizo historia. Jugó 69 partidos y marcó 26 goles, convirtiéndose en ese momento en el máximo realizador en la historia de la selección, honor que ostentó durante varios años. Su partido más recordado, precisamente en México86, fue un 5-1 a Dinamarca en el que marcó cuatro goles.

Además de gran futbolista, Butragueño se licenció en Empresariales y a su retirada cursó un master en "Gestión Deportiva" en EEUU. Ocupó el cargo de director deportivo adjunto del Real Madrid durante el mandato de Florentino Pérez y actualmente es comentarista deportivo en TVE.

Sanchís consiguió las Copas de Europas que sus compañeros no lograron

Manuel Sanchís Hontiyuelo (Madrid, 23 de mayo de 1965) era madridista antes incluso de nacer. Su padre, Manolo Sanchís, futbolista del Real Madrid y le inculcó la pasión por el fútbol y por los colores blancos desde muy pequeño. Con 12 años llegó a las categorías inferiores del Real Madrid y con 18 debutó con el primer equipo el mismo día que Martín Vázquez, el 4 de diciembre de 1983, en la Condomina, con Di Stefano en el banquillo. El estreno fue inmejorable, los blancos consiguieron la victoria gracias al solitario gol del joven Sanchís. En 1986 consiguió su primer título de Liga y a partir de ahí su palmarés empezó a engordar hasta convertirse en uno de los futbolistas más laureados del Real Madrid y en uno de los mejores centrales de España. Todo gracias a su sentido de la colocación y su gran salida de balón.

La Copa de Europa fue sin duda la espina clavada de esta generación de espléndidos jugadores que componían la Quinta del Buitre. Presumen de un palmarés envidiable, pero les falta la Copa de Europa. A todos menos a uno, a Sanchís. Que no tiene una, sino dos. El 20 de mayo de 1998 el Madrid conseguía su séptima Copa de Europa y se convertía de nuevo el rey de Europa. El madridismo se desprendió de todos los fantasmas que le poseían desde hacía 32 años. El capitán Sanchís alzó aquella Copa con rabia sabiendo que aquel era también el triunfo de sus amigos de la 'quinta'. Dos años después el Madrid repetía cetro europeo y Sanchís se coronaba de nuevo. En junio de 2001 decidió poner fin a su carrera deportiva.

Actualmente Manolo Sanchís comenta la jornada liguera en un diario deportivo. Y en varios medios ha salido su nombre como candidato para las próximas elecciones a la presidencia del Real Madrid. Él aún no ha dicho nada.

Míchel, el último en incorporarse

José Miguel González Martín del Campo, Míchel, (Madrid, 23 de marzo de 1963) fue el último en incorporarse al primer equipo del Madrid. "Subieron todos y yo me quedé en el Castilla. Había cumplido 20 años. Pensé que tendría que dejar el club. Estuve a un paso de fichar por el Málaga". Tenía un auténtico guante en el pie derecho con el que colocaba centros y pases largos precisos. El fútbol es su vida y el Real Madrid su casa. Defendió la camiseta blanca durante doce temporadas en las que consiguió 6 Ligas, 2 Copas del Rey, 4 Supercopas, 2 Copas de la UEFA y una Copa de la Liga. Míchel puso fin a su carrera deportiva en Atlético Celaya mexicano en el que jugó durante una campaña junto a Butragueño y Hugo Sánchez.

Su carrera como entrenador comenzó en 2005 en el banquillo del Rayo Vallecano. Entrenó al Real Madrid Castilla en 2006 y al año siguiente se convirtió en director de la cantera madridista. Su relación con el Real Madrid terminó hace tres meses por "divergencias con Calderón". Míchel explicó su salida del club de Chamartín en los micrófonos de El Larguero. Al igual que otros de sus compañeros, colabora como comentarista en varios medios.

Martín Vázquez, el más técnico

Rafael Martín Vázquez (Madrid, 25 de septiembre de 1965) era sin duda el que más calidad atesoraba. Era un centrocampista de exquisita técnica individual y un buen disparo. Llegó a las categorías inferiores del Real Madrid en 1980 y fue devorando escalones a una gran velocidad, primero el Castillas C, luego el Castilla y con 18 años Di Stefano lo puso a jugar ante el Murcia con otro novato, Sanchís. Martín Vázquez jugó en el Real Madrid en dos etapas distintas. En la primera consiguió 5 Ligas, 2 UEFAS, 1 Copa del Rey, 1 Supercopa y 1 Copa de la Liga. Que terminó en 1990 cuando se marchó al Torino y se convirtió en el extranjero mejor pagado del 'Calcio'. Su aventura italiana se terminó dos años después y tras un fugaz paso por el Marsella, volvió al Real Madrid. Su segunda etapa como madridista duró tres años. Deportivo de La Coruña, el Atlético Celaya mexicano y el Karslruher alemán fueron sus siguientes destinos. En 1998 decidió retirarse.

Martín Vázquez sigue dedicando su tiempo al fútbol. Juega en el equipo de veteranos del Real Madrid, es comentarista en varios medios y acaba de terminar un curso de director deportivo.

Pardeza se marchó para triunfar

Miguel Pardeza Pichardo (8-02-1965, La Palma del Condado, Huelva). Fue el único integrante de la Quinta del Buitre que no era madrileño, y, curiosamente, el único que tuvo que emigrar de Madrid para triunfar. Mientras sus compañeros comienzan a hacerse un hueco en el primer equipo, Pardeza debuta, pero es devuelto al filial. Desde allí es cedido al que finalmente sería el equipo de su vida, el Real Zaragoza. Juega en La Romareda la temporada 85-86 y contribuye decisivamente en la consecución de la Copa del Rey por parte del equipo maño. Demuestra su valía de forma sobrada y vuelve a Chamartín. Pero allí se encuentra con un Butragueño encumbrado, un Hugo Sánchez intratable, y la última etapa de Jorge Valdano y Carlos Santillana, lo que le cierra todas las puertas.

Pardeza decide volver al equipo en el que ya se ha hecho un nombre en Primera y en el Zaragoza formará una delantera mítica con 'Paquete' Higuera. En 1990, con la retirada de Señor, es nombrado capitán del equipo y tras dos años malos, los triunfos comienzan a llegar. En 1993 son subcampeones de Copa, precisamente frente al Real Madrid, y en Liga obtienen un meritorio tercer puesto. En 1994, el Zaragoza alcanza la Copa que se le escapó el año anterior y, en 1995, toca el cielo europeo al levantar la Recopa.

Dos años después, Pardeza toma el camino de Míchel y Butragueño rumbo a tierras aztecas, donde juega un año en el Puebla. Como internacional, Pardeza también estuvo a la sombra del Buitre, pero llegó a jugar el Mundial de Italia 90. A su retirada, el 'Rantoncito' vuelve a orillas del Ebro, esta vez a los despachos, como director deportivo del club maño. Pero con el descenso del conjunto blanquillo el año pasado, Pardeza abandona el club.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?