Últimas noticias Hemeroteca

Qué fue de... Bodo Illgner, la sobriedad alemana

Este portero alemán fue una pieza clave del Madrid campeón de Liga en la temporada 1996-97 y de la 7ª Copa de Europa en 1998.

A la izquierda, Illgner en su etapa de jugador del Colonia. A la derecha, el cancerbero alemán defendiendo los colores del Real Madrid

Este espigado cancerbero alemán destacó por su seguridad bajo los palos y por su carácter introvertido tanto dentro como fuera de las canchas de fútbol.

Bodo Illgner (7 de abril de 1967, Coblenza, Alemania) empezó a dar sus primeros pasos en esto del fútbol en las filas del FC Hardtberg de Bonn, club en el que se enroló a la temprana edad de 6 años. Desde muy pronto se vio que su destino sería el de ocupar la portería de un club grande de la Bundesliga. Y tras diez años en este modesto club fichó por el Colonia, uno de los clubes punteros del país teutón en los años 80.

Sus inicios en este equipo no fueron nada fáciles. A la sombra de Schumacher, el portero titular de la selección alemana, Illgner tenía cerrada toda opción de poder jugar. Pero la publicación por parte de Schumacher de un polémico libro abrió las puertas de la titularidad al que era considerado el portero alemán más prometedor de aquél momento, una titularidad que no abandonaría en los próximos 10 años (1986-1996).

El mejor portero de Alemania

Sus destacadas actuaciones en la Bundesliga le valieron para ganarse el respeto de técnicos y aficionados del fútbol germano. Fue reconocido hasta en 4 ocasiones como "Portero del Año" en Alemania (1989,1990, 1991, 1992) y llegó a ser reconocido como "Portero Europeo del Año" en 1991.

Sin embargo, todos los reconocimientos individuales que cosechó en su etapa en la Bundesliga no los pudo compensar con títulos colectivos. De hecho, no fue capaz de ganar un solo título con el Colonia, y acumuló varias decepciones, como las perder una final de la Copa de la UEFA contra el Real Madrid (con un sonrojante 5-1 en el Santiago Bernabéu), y una final de la Copa de Alemania en los penaltis ante el Werder Bremen.

Campeón del mundo en Italia

Los títulos que le faltaron con su equipo los ganaría, eso sí, con la selección de Alemania. Campeón del Europeo sub'16 en 1984, debutó como internacional absoluto apenas unas semanas después de coger la titularidad del Colonia. En 54 partidos como internacional ganó el Mundial de Italia 90 y fue subcampeón en la Eurocopa de Suecia de 1992 tras perder en la final con la Dinamarca de los hermanos Laudrup por 1-0.

Su última participación en una competición internacional con la selección de su país fue en el Mundial de Estados Unidos en 1994, donde Alemania fue eliminada en cuartos de final por Bulgaria. De este campeonato los aficionados españoles recordarán la cantada de Illgner en el partido España - Alemania, cuando un centro-chut de Goikoetxea se coló inexplicablemente por encima del portero alemán. Tras este torneo, Bodo Illgner comunicó a su seleccionador, Berti Vogts, que renunciaba a segur vistiendo la camiseta de la selección teutona.

Salto al Madrid de la mano de Capello

Tras esta prematura retirada de la selección todos pensábamos que Illgner desarrollaría el resto de su carrera en el equipo de "toda su vida", el Colonia. Pero la ausencia de títulos y la llamada del Real Madrid para hacerse con sus servicios hicieron al guardameta cambiar de opinión.

Y efectivamente, en el último día del mercado de fichajes del verano de 1996, el Real Madrid hizo oficial su fichaje por petición expresa de Fabio Capello. Illgner vino así a apuntalar un proyecto ambicioso encabezado por Fabio Capello, y secundado por otros fichajes de renombre como los de Roberto Carlos, Suker, Mijatovic y Seedorf, que quería hacer olvidar la pésima temporada realizada por los blancos en el año anterior, un año en el que ni siquiera consiguió clasificarse para la Copa de la UEFA.

Y desde luego que lo lograron. Illgner respondió con buenas actuaciones a la confianza que Capello había depositado, y no abandonó la titularidad de la portería del Real Madrid en ese año a pesar de la competencia de otros dos porteros de renombre como Buyo y Cañizares. Ese año el Real Madrid fue campeón de Liga por delante del Barcelona de Ronaldo.

Uno de los héroes de la 'Séptima'

Al año siguiente las cosas cambiaron para Illgner. La llegada de Jupp Heynckes le apartó de la titularidad en los primeros meses de la temporada 1997-98, aunque las irregulares actuaciones del de Puertollano hicieron cambiar de opinión al técnico alemán, e Illgner fue titular el resto de la temporada.

En aquella temporada el Madrid consiguó el título más celebrado por el madridismo en sus 107 años de historia, la 7ª Copa de Europa. Con un once conformado por Illgner; Panucci, Hierro, Sanchis, Roberto Carlos; Redondo, Karembeu, Seedorf, Raúl; Mijatovic y Morientes, vencieron en la final a la Juventus gracias a un solitario gol de Mijatovic. Fue el mayor éxito de Illgner a nivel de clubes.

La Copa Intercontinental de 1998 (victoria por 2-1 sobre el Vasco de Gama) fue el último título logrado por Illgner defendiendo la titularidad del Real Madrid. A partir de entonces, los blancos vivieron unos años un tanto convulsos, con malas actuaciones en el campeonato doméstico y un vestuario que se fracturó de sobre manera a raíz de la llegada de Toshack al banquillo madridista.

Casillas le corta el paso

La temporada 1999-00 fue la de su pérdida de la titularidad como portero del Madrid. Una inoportuna lesión al inicio del campeonato y la irrupción de un tal Iker Casillas convirtió al alemán en un asiduo en el banquillo. De hecho, ya no fue partícipe directo en la 8ª Copa de Europa obtenida por los blancos en París (3-0 ante el Valencia) ni en la Liga ganada al año siguiente.

Debido a su suplencia, Illgner decidió abandonar el fútbol al final de la temporada 2000-01. Los aficionados al Real Madrid le recordarán no sólo por ser partícipe de éxitos muy importantes en la historia del club blanco, sino por tener un carácter muy introvertido fuera de las canchas. De hecho, el alemán nunca participaba en los actos y celebraciones de los jugadores cuando se ganaba algún título.

Un escritor en ciernes

En la actualidad Illgner vive alejado de los medios y de la fama. Reside en Alicante junto a su mujer Bianca y sus tres hijos, aunque también pasa algunas temporadas en Miami. Ha dado su primer paso como escritor y ha publicado junto a su esposa la novela Alles (Todos), en el que es casi el único proyecto que se le conoce una vez abandonado el fútbol.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?