Atacan con versos del Corán la web de la organización de gays y lesbianas de Marruecos

El coordinador de la asociación Kif-Kif denuncia el aumento de homofobia y de represión en su país

'Hackean' con versos del Corán la página web de la asociación Kif-Kif, la organización lesbianas y gays de Marruecos.

Ser gay o lesbiana en Marruecos no sólo está mal visto, sino que además ponerlo en práctica está castigado por ley. El código penal establece que cualquier persona que cometa "actos lascivos o antinaturales" con otra de su mismo sexo será condenada con un pena de prisión de entre seis meses y tres años.

El camino en la conquista de derechos humanos, lejos de ir a mejor, se hace cada vez más cuesta arriba. Ya el pasado septiembre la asociación de homosexuales de Marruecos denunció en Madrid "un avance islamista importante" en su contra.

Hace unos semanas, según explica a CadenaSER.com, el coordinador de la asociación, Samir Bargachi, la Policía marroquí realizó una redada durante una romería gay en la ciudad de Meknes que se saldó con 25 personas detenidas.

El último ataque homófono se ha producido este mismo jueves. Bargachi denuncia a CadenaSER.com que "una ideología" (alega que sería injusto acusar tan rápido a algún grupo) ha 'hackeado' su página web, 'gaymaroc.net'. El resultado: versos del Corán y fotos de hombres ahorcados con cuerdas. "Se trata de censura promovida desde los medios de comunicación", señala Bargachi.

La página web, que es la única dedicada a homosexuales en el país alauita, está prohibida en Arabia Saudí y en Emiratos Árabes Unidos. Algo que no es de extrañar, ya que en estos dos países, más Mauritania, Sudán, Yemen, Irán y algunos estados del norte de Nigeria, las relaciones sexuales consentidas entre hombres adultos están castigadas con la muerte.

"En Marruecos mezclan la homosexualidad con la pedofilia y el sida. Hay una ley que encarcela a los homosexuales", asegura Bargachi, quien señala que la utilidad y el valor de su web reside en que es "una tribuna para responder" a todos los que están en contra de su tendencia sexual.

Por ello, el ataque a su portal de Internet constituye la enésima victoria de los intolerantes. Los islamistas también han conseguido que su página web no sea visible, pero ellos siguen clamando por que se les vea y oiga para que algún día "no se ceda al chantaje islamista"

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?