¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Explota una mina anti-persona junto a una manifestación en el Sahara Occidental

Un chico saharaui ha perdido la pierna derecha, a la altura de la rodilla, y se teme además que pueda haber más heridos

Una mina antipersona ha explotado cuando unas 2.500 personas se concentraban frente al muro construido por Marruecos para dividir el Sáhara Occidental. Un chico saharaui ha perdido la pierna derecha, a la altura de la rodilla, y se teme además que pueda haber más heridos. Según los representantes del Frente Polisario, todos los españoles, que eran mayoría entre los participantes en la concentración se encuentran bien. /

Una mina antipersona ha explotado cuando unas 2.500 personas se concentraban frente al muro construido por Marruecos para dividir el Sáhara Occidental. Un chico saharaui ha perdido la pierna derecha, a la altura de la rodilla, y se teme además que pueda haber más heridos. Según los representantes del Frente Polisario, todos los españoles, que eran mayoría entre los participantes en la concentración se encuentran bien.

Tiene 16 años, se llama Brahim y ha perdido su pierna derecha, desde la altura de la rodilla, por una mina antipersona. Vive en Dajla, uno de los campamentos de refugiados saharauis en territorio agelino y participaba en ese momento en la Columna de los Mil frente al muro que parte en dos el Sáhara Occidental. A la concentracion se han sumado unas 2.500 personas para pedir la libertad de todo un pueblo, el saharaui; y el derribo de un muro, el de Marruecos.

La Columna de los Mil es una iniciativa española por la que ciudadanos españoles, saharauis y de otras nacionalidades han construido un muro humano frente a los ojos de los soldados marroquíes, que vigilaban desde los puestos fronterizos de la barrera. Pero en un momento de la marcha, alrededor de un centenar de jóvenes saharauis han roto la cadena humana para acercarse al muro, saltándose todos los límites de seguridad. Han empezado a lanzar piedras contra los efectivos marroquíes y arrancado partes de la valla de espino cuando ha explotado la mina.

Brahim ha perdido su pierna derecha y ha sido trasladado al hospital argelino de Tinduf porque en los campamentos saharauis no hay ningun cirujano que le pueda operar. Hay además otro herido por metralla en la cara, Salem, de 21 anos. Todavía no se sabe si podra conservar la vista.

La zona que rodea el muro está plagada de millones de minas antipersona y anticarro y hay un perímetro de seguridad de entre cinco y diez kilometros desde el muro acordonado por una valla de espinos. Pero la mina que ha explotado estaba fuera de este perímetro y no era, ni mucho menos, la única porque el terreno fuera de esta zona límite está completamente plagado de artefactos de este tipo.

Es el segundo añoo que se celebra la Columna de los Mil, sin embargo esta vez no ha habido ni rastro de la MINURSO, la Mision de paz de la ONU para el Sahara Occidental. Fuentes del Frente Polisario aseguran que las autoridades saharauis habían informado a la MINURSO de la celebracion de la marcha.

El origen del conflicto

Estalló en 1975 tras la retirada de España del Sáhara Occidental. Entonces, Marruecos y el Frente Polisario (el representante de los saharauis) entraron en guerra por el control de este territorio; muy rico en fosfato y en recursos pesqueros.

Fue durante la década de los 80 cuando Marruecos empezó a construir el muro que ha condicionado completamente la vida del pueblo saharaui. Una barrera de hormigón, de más de 2.700 kilómetros de extensión, rodeada por millones de minas antipersona, que ha provocado la mutilación y la muerte a miles de personas.

Un muro que ha provocado miles de desplazados y dividido a miles de familias. La destrucción de este muro y el regreso a su tierra es, desde entonces y hasta hoy, la causa de la lucha del pueblo saharaui.

Algo se mueve en el Sáhara

Treinta y tres años viviendo como refugiados en medio del desierto. Dieciocho esperando la celebración de un referéndum que no llega. A la segunda generación de los 160.000 saharauis que viven en Tinduf (territorio cedido por Argelia) se les está terminando la paciencia.

Luchaá Saleh tiene 24 años y es miembro de la Organización de Jóvenes Saharauis. Es el reflejo en primera persona de lo que se está moviendo entre los jóvenes saharauis, que quieren "compromisos y fechas concretas" para avanzar en la solución pacífica del conflicto. Pero dicen que no la hay porque "Marruecos no acepta el consenso, sólo contempla la autonomía saharaui bajo su soberanía".

El Frente Polisario está siendo presionado desde dentro y lo sabe: sus jóvenes están dispuestos a volver a las armas. Dispuestos, dice Saleh, a "morir por una causa justa: por defender nuestra tierra". El destino del Sáhara depende, ahora más que nunca, de lo que salga de la próxima ronda de negociaciones impulsadas por la ONU.

El diálogo: la última esperanza

El Frente Polisario confía en la seriedad de los esfuerzos de Naciones Unidas para desatascar el conflicto; sobre todo, por la llegada de su nuevo enviado especial, Christopher Ross. El próximo martes, 14 de abril, va a presentar un nuevo informe después de los contactos con el Frente Polisario, Marruecos, España, Francia y Argelia.

El presidente de la R.A.S.D. (República Árabe Saharaui Democrática), Mohamed Abdelaziz, cree que el texto va a "renovar la misión de la MINURSO" (la Misión de la ONU para el Sáhara Occidental), que termina a finales de este mes, y espera que incluya en sus competencias el respeto a los derechos humanos de los saharahuis que viven bajo control marroquí. A partir de aquí se espera que se celebre una quinta ronda de negociaciones aunque todavía no hay fecha, "un obstáculo que pone Marruecos para evitar la celebración del referéndum de autodeterminación", según Abdelaziz.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?