Qué fue de... el 'Agente' Spasic

El que fuera jugador del Real Madrid, Osasuna y Atlético Marbella, vive ahora en un pequeño pueblo a 150 kilómetros de Belgrado

Defensa grande y torpón, pasó a la historia de nuestro país por marcar en propia puerta un gol ante el Barcelona en el Camp Nou en 1991. El público blaugrana no cesó de corear su nombre durante todo el encuentro.

Pedrag Spasic nació en Kragujevac, Serbia, el 13 de julio de 1965. Como muchos de sus compañeros de profesión, desde muy pequeño ya comenzó a dar patadas al balón. Así pasó parte de su infancia. Su primer equipo fue el de su ciudad, el FK Radnicky, pero debido a la calidad que demostraba el jugador, pronto se interesaron por él varios equipos serbios.

Primeros pasos como profesional

Finalmente fue el Partizán de Belgrado quien se llevó el gato al agua y se hizo con los servicios del defensa el verano de 1988. Durante su etapa en Belgrado, Spasic rindió a un buen nivel, que le hizo ganarse, de nuevo, el interés de muchos equipos. Su solvencia y seguridad en la defensa del Partizán, llevaron a Spasic a la selección nacional de su país, y con ello, a disputar el Mundial de de 1990.

El joven jugador veía así cumplido uno de sus sueños. La aventura no había hecho más que empezar, sin embargo el final, quizás, no fue el más deseado para el serbio. Fue precisamente en un partido frente a España, y en el que Spasic hizo un fabuloso marcaje a Butragueño, donde Alfredo Di Stéfano, por entonces entrenador del Real Madrid, se fijó en él.

Di Stéfano pide su fichaje

Por aquella época, el equipo de Chamartín buscaba un compañero para Sanchís en el centro de la defensa, y así suplir la ausencia de Óscar Ruggeri. Ramón Mendoza, no estaba muy convencido de su fichaje. Como anécdota de su contratación, el presidente del Real Madrid afirmaba, en una entrevista concedida al diario El País en julio de 1990, que "nuestra intención era descartar a Spasic al creer que superaba los 30 años, debido a su calvicie. Al comprobar su edad, ya no nos fijamos en el resto de jugadores".

Y así, en la temporada 90/91, Spasic ficha por el Madrid, que buscaba en el serbio al mismo jugador que había conseguido anular al 'Buitre' meses atrás. Mendoza desembolsa 200 millones por el defensa, una cifra un tanto desorbitada si se tiene en cuenta que ese mismo verano el club gastaría 100 millones en contratar los servicios de Giga Hagi.

Un sueño que se convirtió en pesadilla

En nuestro país, el serbio es bautizado como 'el Agente' Spasic, en referencia a su forma de vestir que le otorgaba un aspecto serio y siniestro. Posiblemente esto fuera lo más contundente del jugador, porque sobre el terreno de juego, las expectativas puestas en él dejaron mucho que desear.

Spasic debutó con la camiseta del Madrid el 8 de septiembre de 1990, en un partido de Liga ante el Sevilla de Polster y 'Ban Ban' Zamorano en el Sánchez Pijuán. Ya desde el primer partido, las dudas comenzaron a planear sobre el Bernabeu y todos los madridistas. Pese a los intentos del jugador por triunfar en el equipo blanco, su paso por la capital española no fue ni mucho menos el deseado, y tuvo su nota más negativa ante el mayor rival del los blancos: el Fútbol Club Barcelona.

La primera y única temporada que militó en las filas del Real Madrid, 'el agente' disputó un total de 22 partidos y marcó un gol. Un gol por el que ha pasado a la historia del fútbol en nuestro país. El rival: el Barça. El escenario: el Camp Nou. Y el gol: en propia puerta.

La noche del 19 de enero de 1991 ha quedado en la retina de muchos, incluso en la del propio Spasic, el recuerdo del soberbio cabezazo que atestó el defensa contra su propia portería. El encuentro, que hasta el autogol estaba con 1-1 en el marcador, terminó con victoria para los culés (2-1). El resultado dejaba al equipo merengue casi sin opciones para ganar su sexto título liguero consecutivo, y a todo el Camp Nou coreando el nombre de Spasic.

Osasuna y Atlético Marbella, sus otros equipos en España

Vistos los resultados, y el poco afecto que despertaba en los aficionados madridistas, el Madrid no tuvo más remedio que desprenderse del serbio una vez finalizada la temporada. El jugador cambia la capital por Pamplona, donde se establece por tres temporadas.

Durante su etapa como 'rojillo', Spasic disputa casi 90 partidos y anota 3 goles, eso sí, todos ellos en la portería contraria. El rendimiento del jugador en la defensa del Osasuna no fue malo, sin embargo, para nada se pareció a aquel defensa que había anulado al 'Buitre' en la Copa del Mundo de 1990 y que tanto había gustado a Di Stéfano.

Esto le llevó a tener que abandonar Pamplona al final de la temporada 93/94 y no le quedó otra que fichar por el mítico Marbella que por aquél entonces militaba en la Segunda División española. Sin embargo, apenas contó para el entrenador del equipo andaluz y tan sólo disputó 5 encuentros.

De vuelta a casa

Tras su paso más que mediocre por nuestro país, Spasic decide regresar a su país para jugar en el equipo donde inició sus pasos como futbolista: el FK Radnicky. Tras una temporada, el defensa decide colgar las botas de manera definitiva.

No lo ha tenido nada fácil este jugador, rudo y un tanto torpe, que vio como sus sueños se hacía realidad al fichar por el Real Madrid, pero que como muchas veces ocurre, el sueño se convirtió en pesadilla. Una pesadilla que a día de hoy aún no ha olvidado, tal y como afirmó hace unos años en una entrevista al diario AS.

Spasic vive ahora en un pequeño pueblo a 150 kilómetros de Belgrado, y aún recuerda la noche del 19 de enero de 1991 como una la peor de su carrera profesional.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?