¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La banda terrorista marca nuevas directrices para sus miembros

ETA ha dictado nuevas normas de funcionamiento y de ingreso en la banda terrorista tras la ruptura de la última tregua. Así se refleja en la documentación de la policía incautada en abril al responsable del aparato de falsificación, Ekaitz Sirvent.

Lo que dice Ekaitz Sirvent es que los que miembros de ETA que decidan tener hijos deberán dejar la banda armada porque actualmente es imposible dar a luz y cuidar a un hijo en la clandestinidad.

Hay una instrucción que llama la atención a la policía. Según este manual ETA va a estudiar los casos de colaboradores que huyendo de la cárcel por delitos de violencia callejera, decidan en última instancia integrarse en la banda armada. Según estas normas es probable que a partir de ahora la dirección de la banda armada no les admita. La lectura que hace la policía es que ETA está intentando reclutar dentro de la kale borroka a miembros más formados que los actuales para que antes de "dar el salto a Francia" trabajen largos periodos a este lado de la frontera como colaboradores.

Además la dirección de ETA permite a los miembros clandestinos mantener un "cara a cara" con sus familiares cada cinco años y durante dos semanas, algo que la policía interpreta como una forma de seguir ganando adeptos ante las dificultades que la banda armada tiene para reclutar a jóvenes.

Cada cuatro años la organización debe diseñar un plan estratégico para definir objetivos y para dirimir conflictos internos se subraya la importancia de "la comisión de conflictos", un órgano dirigido por un miembro de la dirección y otro de la escala básica que funciona desde el año 2002.

Según este manual de instrucciones los militantes tienen derecho a dejar la organización terrorista siempre en función de criterios de seguridad y solo será posible integrarse en la banda armada con un enlace directo dentro y sabiendo euskera o con la intención de aprender el idioma en un curso acelerado.

La policía detuvo a Ekaitz Sirvent el pasado abril en Francia como el jefe del aparato de falsificación de ETA. Tiene causas pendientes por violencia callejera y estaba en paradero desconocido desde septiembre del año 2002 cuando se dio a la fuga tras la desarticulación del Comando Donosti. Este Talde (grupo) lo formaban Oihana Baquedano y Aitzol Iriondo, responsables del asesinato del concejal socialista de Lasarte, Froilan Elespe.

Según fuentes de la lucha antiterrorista Ekaitz Sirvent ha integrado diferentes estructuras de la banda. Perteneció al aparato político, en el que se encargaba del cobro del impuesto revolucionario. Después pasó a formar parte del aparato militar, de la logística operativa del aparato militar.

Algunas fuentes de la lucha antiterrorista lo ven como uno de los "últimos ideólogos de ETA". Ekaitz Sirvent, estudiante de sociología, quiso reforzar las ideas comunistas dentro de la banda armada, inspirado en Mao y Castro como modelos. Se sabe que ha hecho diferentes comunicados en los que acostumbraba a plasmar recursos lingüísticos propios del discurso utilizado por movimientos de guerrillas sudamericanas por los que Sirvent siente admiración.

Hay constancia de que Ekaitz Sirvent hizo el comunicado de ETA en el que se analizaba las últimas elecciones autonómicas y se colocaba al gobierno vasco en la diana. La policía también destaca el interés de Sirvent en torno a los procesos asamblearios en los que se vio inmersa ETA en los años 60 y 70.

Las fuentes consultadas describen a Sirvent como una persona solitaria, obsesionado por las medidas de seguridad y que pasaba largas temporadas sin mantener contacto con miembros de la organización

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?