¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La historia de Manuel Charlín

El patriarca, de 78 años, tuvo seis hijos con Josefa Pomares y todos ellos siguieron sus pasos. El Viejo, como se le conoce, es un hombre con chispa, de pocas palabras, frío y calculador.

Empezó a trabajar muy pronto con sus padres en tareas relacionadas con el mar, pero enseguida se independizó para montar su propia fábrica de pescados y mariscos.

Era avispado y no dejaba pasar la posibilidad de dedicarse al estraperlo de productos necesarios en esa época. Amigo de Vicente Otero, 'Terito', se metió de lleno en el contrabando de tabaco.

Su carácter lo llevó a la cárcel con tan solo 26 años tras un lío en la vía pública, se le implicó en la venta de dinamita para la pesca en el año 1960, fue detenido por conducir sin carné y por varios alijos de tabaco. El patriarca, aparece en los archivos policiales como el primer traficante de hachís.

Una historia muy peculiar

En los años 70, varias pandillas de jóvenes vilagarcianos se reunían en una casa para charlar, escuchar a los Beatles y fumar porros. José Antonio, 'Chis', se iba a Sevilla para traer la mercancía que les permitía consumir durante una temporadita.

Adelaida, una de las hijas del patriarca, se enamoró de 'Chis' y se sumó al grupo, pero no fue la única. Manolito se convirtió en otro miembro de la pandilla. El patriarca pensó que con los porros se podía ser un buen negocio y 'Chis' y Adelaida se trasladaron al Algarbe-Portugal a bordo del "Le Bandit".

Desde Portimao enviaban kilos y kilos a Galicia. Hasta en Cambados pagaban a los marineros con hachís, los propios andaluces venían a comprar a Galicia porque era más barato.

Objetivo de la Justicia

En 1989 fue imputado en Portugal por un delito contra la salud pública, alertando la policía a la Audiencia Nacional, que se puso manos a la obra hasta que Garzón le echó el guante.

En esa época ya había dado el salto a la cocaína de la mano del hondureño Matta Ballesteros, que habían llegado a Coruña para lavar dinero llegando a ser socios de un conocido concesionario de automóviles de alta gama y de aparcamientos subterráneos, llegando a atraer a algunos políticos.

Juan Ramón Mata, un sanguinario mercenario del cartel de Medellín, cumple condena perpetua en estados unidos tras matar a un agente de la DEA norteamericana.

Tras caer en las redes policiales y salir en libertad, Manuel Baúlo, "el caneo" lo delata ante Garzón esto le costó la vida. El arrepentido Manuel Fernández Padin le puso la puntilla y Garzón se encargó, en noviembre de 1995 le intervenir la mayor parte de su patrimonio valorado en 2.500 millones de pesetas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?