¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

REPORTAJE

Los políticos y los coches

A pesar de la insistencia en la seguridad vial, muchos políticos españoles han sido sorprendidos al volante

Predicar con el ejemplo no es el fuerte de los políticos españoles. La seguridad vial y las muertes al volantes por exceso de velocidad, el abuso del alcohol o no ponerse el cinturón de seguridad han sido las grandes lacras de las carreteras y su erradicación el gran objetivo de la DGT.

A pesar de las campañas de concienciación, la publicidad y los miles de euros gastados en los paneles que siembran nuestras carreteras de avisos a los conductores, muchos cargos públicos son sorprendidos cometiendo graves infracciones.

Carlos Neira ha sido el último cargo público sorprendido al volante con unas copas de más. En febrero de 2010 Nacho Uriarte daba positivo en otro control de alcoholemia tras provocar un accidente de tráfico en la calles de Madrid. Uriarte era vocal de la Comisión no permanente de Seguridad Vial y Prevención Accidentes de Tráfico de la Cámara Baja, el presidente de Nuevas Generaciones dimitió por ello.

Otros pecan por sus palabras y no por sus actos. "¿Y quién te ha dicho que quiero que conduzcas por mí?" apuntaba José María Aznar en un acto de productores de vino. "Las copas de vino que yo tengo o no tengo que beber déjame que las beba tranquilamente; no pongo en riesgo a nadie ni hago daño a los demás", subrayaba el presidente de honor del PP.

El cinturón también ha sido objeto de críticas, este mismo verano Mariano Rajoy tuvo que pedir disculpas después de aparecer en un vídeo de su página web sin hacer uso del cinturón de seguridad mientras estaba en el coche.

Pere Navarro, director de la DGT también fue "cazado". Navarro fue sorprendido sobrepasando en repetidas ocasiones los límites de velocidad con su coche oficial. El chófer habría perdido seis puntos y habría sido multado con 1.020 euros.

Algunos consiguen librarse de la multa, el coche de Fernández Vara fue detenido por la Guardia Civil cuando conducía a 180 kilómetros por hora. La Benemérita perdonó la multa y la pérdida de puntos al presidente de Extremadura.

Cargando