¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

OBITUARIOMuere el fiscal general del Estado, José Manuel Maza

CIENCIA

Los dinosaurios no eran tan fieros

Un estudio señala que los dinosaurios eran más oportunistas que agresivos

Un nuevo fósil presentado por investigadores apunta a los dinosaurios como criaturas oportunistas y no tan fieras, según un estudio de la Universidad de Texas en Austin (Estados Unidos) que se publica en la revista 'Proceedings of the Royal Society B'.

Los investigadores han descubierto una nueva especie de dinosaurio en Arizona y sugieren que los dinosaurios no se expandieron por el mundo sometiendo a otras especies sino aprovechando una catástrofe natural que eliminó a sus competidores.

El Sarahsaurus vivió hace unos 190 millones de años durante el Periodo Jurásico Temprano, tenía 4,2 metros de largo y pesaba alrededor de 115 kilogramos. Este dinosaurio era un sauropodomorfo, un pequeño pero cercano ancestro de los saurópodos, los animales más grandes que han habitado el planeta.

La creencia general es que poco después de que surgieran los dinosaurios en lo que es ahora Sudamérica, se expandieron rápidamente para conquistar todo el mundo y que eran tan inteligentes y poderosos que superaron al resto de animales que encontraron a su paso. El Sarahsaurus supone un reto para este punto de vista.

Una de las cinco grandes extinciones masivas que se han producido en la historia de la Tierra se produjo al final del periodo Triásico, hace 200 millones de años y eliminó a muchos de los posibles competidores de los dinosaurios. Las pruebas procedentes del Sarahsaurus y otros dos sauropodomorfos primigenios sugiere que cada uno de ellos emigró hacia Norteamérica en diferentes momentos después de la extinción y no antes de ella.

"Solíamos pensar en los dinosaurios como criaturas fieras que superaban a cualquier otra. Ahora comenzamos a ver que este no era realmente el caso. Eran criaturas más oportunistas y sin pretensiones. Ellos no invadieron el barrio, esperaron a que los residentes se marcharan y cuando nadie miraba se mudaron a él", explica Tim Rowe, responsable del estudio.

Los Sarahsaurus tenían características físicas que suelen asociarse con animales gigantescos. Por ejemplo, los huesos de sus muslos eran largos y rectos como pilares pero no eran mucho más largos que los huesos del muslo humano. El Sarahsaurus muestra que los sauropodomorfos comenzaron siendo pequeños y que más tarde evolucionaron a un tamaño mucho mayor.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?