¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Grandes películas en pequeños espacios

Repasamos algunas de las películas que transcurren en pocos metros cuadrados

Gracias al cine hemos disfrutado de grandes paisajes, hemos compartido historias que transcurren en mil y una ciudades, hemos vivido aventuras en mares, bosques y desiertos, hemos descubierto mundos desconocidos y hasta hemos explorado el universo infinito. Con Juan Tejero y Luis Alegre repasamos en 'A vivir que son dos días' las películas que se han rodado en pequeños espacios y experimentar lo que es estar enterrado vivo en el interior de un ataúd

Llega el miedo con "Buried" (Enterrado) / Por primera vez, una película española se estrenará con 4000 copias (2000 en EE.UU y 2000 para el resto del mundo) en más de cuarenta países, incluyendo China, donde apenas se proyectan unos diez films extranjeros al año. No está nada mal para una película 100 % española. / YouTube

La acción, -sí, sí, acción- de "Buried (Enterrado) " transcurre en el interior de un ataúd. El espectador comparte la angustia de Paul Conroy (Ryan Reynolds), un hombre enterrado vivo, con un móvil y un encendedor como únicos compañeros. Rodrigo Cortés ha logrado lo que a muchos les podría parecer una locura: desarrollar los 90 minutos de su película sin salir en ningún momento de un ataúd.

"Buried" se ha convertido en la película rodada en un espacio más pequeño, los escasos metros cuadrados de un cajón de madera. Pero hay otras películas que transcurren en espacios limitados, más o menos pequeños, que podemos repasar empezando por Alfred Hitchcock.

Maestro del suspense, y también de los grandes retos, desarrolló la acción de "Náufragos" (1944) en un bote salvavidas ocupado por nueve personas. Nunca la inmensidad del océano había sido tan claustrofóbico. Cuatro años después el mismo Hitchcock logró mantener la intriga sin salir de una sala en "La soga" (1948). Y como no hay dos sin tres, en 1954, situó la acción en un pequeño apartamento habitado por un convaleciente James Stewart que pasaba las horas observando por una "ventana indiscreta".

Las cuatro paredes de una habitación han sido testigos de otras angustiosas historias. David Fincher encerró a Jodie Foster en una pequeña cámara oculta en "La habitación del pánico" (2002). En "El ángel exterminador" (1962) Luis Buñuel encerró a un grupo de burgueses, con sus miserias a flor de piel, en una sala de la cual no podían salir. Sidney Lumet nos hizo compartir la experiencia de un jurado encerrado en una sala de deliberaciones en "Doce hombres sin piedad" (1957). Y gracias a Joseph L. Mankiewicz disfrutamos de un gran duelo interpretativo entre Laurence Olivier y Michael Caine en el interior de una lujosa casa en "La huella" (1972).

Aumenta el espacio pero no disminuye la angustia en otros escenarios limitados como el edificio infectado por un misterioso virus en "REC" (2007) o el claustrofóbico interior de "El submarino" (1981) de Wolfgang Petersen.

Acabamos el repaso recordando un mediometraje rodado para televisión que es cine en mayúsculas. Antonio Mercero nos hizo compartir la angustia de un gran José Luis López Vázquez encerrado entre las cuatro paredes de cristal de "La cabina" (1972).

Entrevista a Rodrigo Córtes, el director de 'Buried' en 'La octava planta'

Cine en Hoy por Hoy

El cine de Juan Tejero (10/10/10)

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?