Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Internacional

Contar chinos sin lavarse

Qué hay más: ciudadanos chinos o dólares en circulación. Seguramente nunca lo sabremos con certeza aunque ambas cantidades pesan sobre la próxima reunión del G20 en Seúl. El país más poblado del planeta ha lanzado una inusual campaña para censar a su población "en la que participan 6 millones de agentes", precisa con admiración Le Figaro. Con este conteo puerta a puerta se deben solventar algunas dudas como el número real de niños y establecer un nuevo mapa demográfico que sitúe a los 200 millones de trabajadores que han emigrado a las zonas costeras y que todavía están inscritos en las rurales. Hu Jintao, que esta semana ha sido elevado a la categoría de hombre más poderoso del planeta por la revista Forbes en su calidad de Presidente de China, puede que tenga los datos en su mano cuando se siente en la cumbre económica que debe abordar la llamada “guerra de divisas”. Está por ver si el Presidente Sarkozy ha conseguido sumarle como aliado a costa de no evocar durante su visita de estado el problema de los derechos humanos y del Nobel Liu Xiaobo. En Liberation, el sinólogo francés François Godement considera que “el gobierno chino está convencido de la debilidad de las democracias occidentales y acepta menos las críticas en el terreno político, sabedor de su actual fuerza”, pero no intenta imponer “un nuevo orden internacional, sino insertarse en el actual aprovechando todas sus ventajas y sin sufrir sus inconvenientes”. La respuesta a la debilidad de yuan por parte de la Reserva Federal emitiendo más papel a través de lo que los diarios económicos denominan por sus jeroglíficas siglas: QE2 –por flexibilización cuantitativa 2, en sus siglas en inglés- ha tenido un efecto saludable en las bolsas. “Wall Street siente como Wall Street de nuevo”, titula con mal disimulada euforia el International Herald Tribune. Sin embargo, desde Europa, crecen los recelos. El ministro alemán de finanzas, Wolfgan Schäuble, “no cree que (la medida) resuelva los problemas estadounidenses y teme que agrave los del resto del planeta”, detalla el Frankfurther Allgemeine. Incluso en Gran Bretaña, analistas como Nils Pratley del Guardian, consideran que la emisión de dólares “solo está inflando una nueva burbuja” especulativa. El Banco Central Europeo ha apostado por continuar con los tipos de interés bajos, pero no todo es unanimidad en Francfort, advierte Le Figaro, al asegurar que “la lucha de egos entre Jean Claude Trichet y Axel Weber, gobernador del Bundesbank, está afectando a los fundamentos mismos de la institución monetaria”. Los hombres que aman a las mujeres A Berlusconi, a quien le crecen las “velinas” a medida que aumenta la popularidad de su rival político: Gian Franco Fini, le ha salido un serio competidor en Suecia. El rey Gustavo tuvo que ofrecer el jueves una conferencia de prensa retrasmitida en directo por la televisión para precisar, que no desmentir, que sus aventuras sexuales son “agua pasada”.  El libro “Soberano a su pesar”, escrito por tres periodistas de investigación con fama de serios, pone al descubierto sus inclinaciones  por las jóvenes y por las orgías. En especial durante sus viajes al extranjero. El monarca sueco utilizaría incluso a la Säpo, los servicios secretos, para eliminar posibles fotos comprometedoras. De hecho, los medios suecos, como el diario Aftonbladet comienzan a recibir testimonios de sus lectores a través sus ediciones electrónicas. El escándalo culmina un “mal año” para el monarca que ha sufrido las invectivas por el hecho de que su hija se casara con su profesor de gimnasia y que su viaje de novios hubiera sido financiado por un millonario sueco residente fiscal en Suiza. Los “sinlavar” Es toda una corriente en Estados Unidos y no hablo del `tea party´, son los “unwashed”: los que no se lavan. No son indigentes, ni solitarios ni marginales. Por el contrario tienen amigos, trabajan y dirigen equipos. El New York Times les dedica un extenso reportaje en el que explican sus argumentos para huir “de los perfumes, el jabón y el champú” y mostrarse orgullosos de ducharse, como mucho, tres veces por semana o no lavarse el pelo durante meses. Los hay ecológicos –el no consumo de agua contribuye a su preservación y al no gastar energía se reduce la huella carbónica-, históricos –la reina Isabel I se bañaba una vez al mes- y médicos -algunos dermatólogos sostienen que se destruyen los gérmenes naturales que son benéficos para la piel-. El fenómeno, confirma The Guardian, tiene sus seguidores en el Reino Unido, donde un sondeo desvela que el 41% de los hombres y el 33% de las mujeres no se duchan diariamente y recurren a las toallitas de bebés, los antitranspirantes e incluso a los champús secos para mantener una cierta higiene. Respecto al olor, un neoyorkino asegura apreciar en sí mismo “la carga de esencias naturales y de bacterias brutas” pero no se recoge la opinión de sus vecinos. Envía tu nombre a Marte Es una curiosa iniciativa de la NASA para renovar el interés mundial por los viajes interplanetarios de la que da cuenta la revista Time en su página web. Al mismo tiempo que se puede ver en directo como sus técnicos trabajan día y noche en el vehículo robotizado que explorará la superficie de Marte, también se ofrece la posibilidad de enviar el nombre al planeta rojo el año que viene. Irá recogido con el de todos aquellos que se inscriban en un “microchip” que formará parte del Mars Curiosity Rover. Una manera de entrar en la historia de la carrera espacial sin tener que pagar o pasar por el exigente entrenamiento de un astronauta. Yo ya tengo mi certificado. ¿Y tu?