¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

TERTULIA DE LAS PEQUEÑAS COSAS EN 'A VIVIR'

El arte más viejo del mundo: copiar

De la chuleta en el dobladillo a los auriculares con transmisor, pasando por los mercados negros de trabajos académicos. Descubre cómo está el mundillo del copy-paste y aledaños.

Chuleta en un examen

Es como una filosofía de vida: conseguir el mejor resultado con el mínimo esfuerzo. Con el valor añadido de que no te pillen en el intento. Atrás, aunque no tan lejos, han quedado las típicas triquiñuelas del papelito camuflado en cualquier prenda de vestir, enrollado en un bolígrafo, el arriesgado cambiazo...

Las nuevas tecnologías han llegado a las aulas en todos los sentidos. Y ahora quien quiera estar a la última en chuletas tecnológicas tendrá que darse una vuelta por tiendas más propias de espías que de estudiantes: mini cámaras ocultas, auriculares wifi, chuletas electrónicas, programas para realizar tus propias chuletas. Etc. En estos casos el aprobado sale caro. Un kit completo puede llegar a los 900¤.

Pero copiar no es una técnica exclusiva para exámenes como bien nos ha recordado el reciente caso de Karl Theodor Zu Guttenberg, ahora ex ministro de Defensa alemán . Guttenberg plagió su tesis doctoral lo que le ha supuesto el fin de una prometedora carrera política. La misma sospecha recae sobre uno de los hijos de Gadafi, Saif al Islam.

El plagio de trabajos académicos no es sólo una práctica deshonesta. Lleva asociado un auténtico mercado negro. Y no me refiero a la técnica del "copy-paste": copiar y pegar trabajos ya presentados y firmarlos como propios. O copiar párrafos de autores a los que luego te "olvidas" de citar. Sino a portales de internet, páginas web que ofrecen hacer "trabajos a medida".

En la Universidad de las Islas Baleares existe un grupo de investigación liderado por el doctor Jaume Sureda. En su informe sobre Ciberplagio y prácticas académicas deshonestas apuntan a una práctica que, aunque es más típica de países anglosajones, también ha llegado a España. Salvando las diferencias, funciona casi como un mercado de armas a pie de calle. Entras en una de estas webs y pides un trabajo de una extensión determinada, para una asignatura, curso y profesor concreto y ellos te entregan un trabajo con la garantía de que nunca antes ha sido utilizado. La garantía del aprobado ya es más discutible... Y el precio, en función de la premura, ronda los 300¤.

Al igual que los copy-paste son detectables, los trabajos a medida son casi imposibles de descubrir.

Mercé Morey, profesora de Documentación y Comunicación, señala los factores que llevan a los alumnos a copiar en lugar de estudiar: "La falta de habilidades, las nuevas herramientas y técnicas a su alcance..." Y los profesores también tienen su cuota de responsabilidad. Se copian los mismos trabajos que se presentaron años atrás. ¿No habría que evolucionar, pedir cosas diferentes, motivar a los alumnos?

Si empezamos así en el colegio, a quién le sorprende que luego se copie y se plagie en otros aspectos de la vida: libros, películas, canciones,... Como en el caso de My Sweet Lord. A George Harrison le multaron por "plagio inconsciente", es decir compuso la canción sin darse cuenta que ya había escuchado esta He's so fine de The Chiffons .

Incluso profesores y periodistas plagian sus artículos... ¿Podrían decir si este artículo es original o copia?

"Plagios musicales" por Juan Aranaz

El ciberplagio y otras formas de copiar

Noticias relacionadas

  • Es como una filosofía de vida: conseguir el mejor resultado con el mínimo esfuerzo. Con el valor añadido de que no te pillen en el intento. Atrás, aunque no tan lejos, han quedado las típicas triquiñuelas del papelito camuflado en cualquier prenda de vestir, enrollado en un bolígrafo, el arriesgado cambiazo...
Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?