¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Desalojado el Parador de Mazagón por el incendio declarado en Moguer (Huelva)

Patatas fritas menos tóxicas

Comer patatas fritas puede ser más saludable, a partir de ahora, gracias a un preparado desarrollado por científicos del CSIC

Producto natural patentado por CSIC para eliminar dos sustancias cancerígenas en alimentos horneados o fritos /

Investigadores del Instituto de Ciencia y Tecnología de los Alimentos y Nutrición del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) han desarrollado un producto natural que reduce en más de un 80 por ciento la formación de dos compuestos potencialmente cancerígenos (la acrilamida y la hidroximetilfurfural) que se generan cuando se fríen o se hornean algunos alimentos.

Este preparado patentado por el CSIC puede aplicarse con un simple vaporizador, es incoloro y no altera tampoco ni el sabor ni el olor de la comida.

La solución desarrollada por el CSIC es invisible y está formada por una mezcla de agua y productos naturales, como fibra, antioxidantes, ácido láctico y extracto de té de canela.

De aplicación sencilla, es la primera cobertura alimentaria que elimina de forma simultánea ambas sustancias y puede suponer la solución a un problema que preocupa a las agencias de seguridad alimentaria desde hace años.

"Son sustancias ampliamente distribuidas en los alimentos que componen la dieta occidental, especialmente en la superficie de productos horneados y fritos. Los hervidos, por el contrario, no se ven afectados", explica Pilar Montero, investigadora del CSIC en el Instituto de Ciencia y Tecnología de los Alimentos y Nutrición.

La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) asegura que los alimentos con mayor concentración de acrilamida son las patatas fritas, las tostadas, las galletas, los cereales de desayuno, el café y sus derivados.

La alarma por la presencia de acrilamida en productos cocinados surgió en 2002 cuando un equipo de la Universidad de Suecia descubrió que en determinados alimentos horneados o fritos se formaban altas concentraciones de este compuesto.

La neurotoxicidad, carcinogenicidad y genotoxicidad de la acrilamida está constatada, según informa hoy en un comunicado el CSIC, y fue clasificada por la Agencia Internacional contra el Cáncer como posible agente carcinógeno en humanos. Por otra parte, la Agencia Europea de Sustancias y Preparados Químicos ha clasificado también esta sustancia como de "muy alto riesgo".

Cargando