¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Las fuerzas políticas agitan la "bomba de relojería del racismo"

Según SOS Racismo, España no es ajena al crecimiento de la xenofobia en toda Europa. Los partidos tradicionales españoles "están asumiendo postulados hasta ahora recogidos por la extrema derecha"

Los partidos de extrema derecha, que han logrado la mayor representación institucional en la historia de la democracia, y la complicidad de las grandes formaciones políticas con un discurso utilitarista y de rechazo hacia la inmigración "están creando una bomba de relojería de racismo y xenofobia". Alba Cuevas portavoz de SOS Racismo en Cataluña insiste en subrayar que "falla la clase política en su conjunto, unos por hacer el juego racista y otros por no condenarlo suficientemente".

Los partidos de extrema derecha, que han logrado la mayor representación institucional en la historia de la democracia, y la complicidad de las grandes formaciones políticas con un discurso utilitarista y de rechazo hacia la inmigración "están creando una bomba de relojería de racismo y xenofobia". Es uno de los elementos más destacados que subraya el decimosexto informe anual de SOS Racismo que constata el incremento desde 2010 de la xenofobia y el racismo en nuestro país. La clase política según esta organización "ha roto la barrera ética para referirse a extranjeros y minorías, con acusaciones, manifestaciones y acciones que están tipificadas incluso como delito" ha asegurado Alba Cuevas portavoz de SOS Racismo en Cataluña que insiste en subrayar que "falla la clase política en su conjunto, unos por hacer el juego racista y otros por no condenarlo suficientemente".

SOS Racismo advierte que la tendencia " a excluir" se está aceptando entre la sociedad derivado del discurso político cada vez más intolerante lo que hace prever las peores consecuencias. En la presentación del XVI Informe sobre el Racismo en el Estado Español, la organización ha puesto sobre la mesa los últimos datos electorales para evidenciar como está penetrando ese discurso: la plataforma xenófoba de Josep Anglada en Cataluña que ha pasado de 17 a 67 concejales en las recientes elecciones municipales, la cada vez mayor penetración en parlamentos nacionales de fuerzas de ultraderecha en Austria, Suiza, Italia o Francia o que en el Parlamento Europeo se sienten ahora mismo 37 eurodiputados de ultraderecha o con tendencias racistas. "El discurso populista, aprovechar la situación de crisis económica para crear miedo, apelar a la emoción, al concepto de supervivencia, al clásico primero los de casa" está ganando terreno no sólo porque los partidos de extrema derecha aprovechen la coyuntura sino porque " los grandes partidos como el PP en Badalona y sus representantes nacionales que no desautorizan el discurso del alcalde de la tercera ciudad catalana, hacen el juego xenófobo" sin condenar todas estas prácticas, según Cuevas.

Las polémicas por el empadronamiento o la prohibición del velo integral en distintos ayuntamientos, la mayoría catalanes, están extendiendo el rechazo al diferente. SOS Racismo señala que a pesar de carecer de competencias en materia de extranjerías son las administraciones municipales las que están siendo más activas a la hora de promover políticas que fomentan el rechazo. No obstante, esta organización ha vuelto a denunciar la imposibilidad de medir los delitos racistas o de odio porque no existe un registro en nuestro país que mida esos indicadores. SOS Racismo se basa en encuestas de opinión como la que a finales del año( Fundación Bertelsman) decía que el 30 por ciento de los españoles expulsaría a los inmigrantes en paro.

El informe vuelve a denunciar los abusos policiales o las famosas redadas a inmigrantes en base a criterios raciales. Según Mikel Mazkiaran "hemos detectado que por primera vez además de la Brigada de extranjería de la policía nacional, la que habitualmente las realiza, hay otros cuerpos de seguridad como policías municipales que están también colaborando en estas prácticas", denunciadas incluso por el Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas.

Cargando