Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

cerrar

Ciencia y tecnología

TECNOLOGÍA

Cuando la rutina se convierte en arte

Instagram, una aplicación fotográfica para teléfonos móvil, ha cautivado en menos de un año a millones de usuarios

Facebook se hace con Instagram tras pagar 1.000 millones de dólares / A.C

La propuesta de la nueva red social, nacida hace menos de un año, ha enganchado a cerca de cinco millones de usuarios que ya han subido a la red más de cien millones de fotografías, y cada día crece más y busca nuevos horizontes más allá del teléfono.

La mente humana es visual, los recuerdos se plasman en álbumes físicos y mentales que van formando los recuerdos gráficos de nuestras vidas. Recuerdos que visten nuestras casas con instantáneas de grandes momentos, y que facilitan que la fotografía viva en una revolución permanente. Esa revolución ha llegado a un nuevo nivel con la mejora de las cámaras de los teléfonos móviles y la consolidación de las redes sociales dedicas a ellas.

La mejora de las cámaras de los teléfonos móviles han cambiado el uso y consumo de la fotografía. Antaño las cámaras aparecían para inmortalizar los grandes momentos de nuestras vidas; los viajes, las bodas, los nacimientos o los aniversarios. Esos momentos se ampliaron con la consolidación de las cámaras digitales. No había coste económico en disparar fotos indiscriminadamente, pero había que sacar la cámara de casa. Que las lentes de las cámaras de los teléfonos hayan avanzado tanto ha dado paso a un nuevo espectro, la cámara está siempre con nosotros y ya no retrata lo especial, muestra nuestra vida, la rutina y la realidad cotidiana que nos rodea.

A esas fotografías les faltaba encontrar un hogar; primero fue Myspace, Picasa o Facebook, más tarde los aficionados se congregaron en Flickr, el último fenómeno se llama Instagram, un aplicación para teléfonos móviles que funciona como una red social. Instagram ha entrado en el mercado con una fuerza desmesurada y arrasando, a pesar de no tener una página web (tiene un blog) y solo estar disponible para teléfonos de última generación. Su funcionamiento es sencillo e integra las buenas ideas de otras redes sociales. En Instragram puedes hacer fotos desde la aplicación o subir fotos de tu teléfono. Sigues a aquellos usuarios que te interesen, incluidos tus contactos sincronizados de tu agenda o de otras redes sociales. Esta nueva red social ha aprendido mucho de los pioneros en materia de seguridad y privacidad, pero también son los usuarios los que se muestran más cautos tras otras experiencias previas. Instragram ofrece la posibilidad de crear usuarios privados y que solo las personas que tú aceptes tengan acceso a tus fotografías.

El funcionamiento de la aplicación es sencillo. Hay una línea de tiempo de la actividad en la red, un perfil propio y unos filtros que se aplican a las fotografías que compartes. Un total de quince filtros diferentes que hacen que una fotografía vulgar se eleve a la categoría de arte en pocos segundos y de un modo sencillo, haciendo que una foto a un cartel, a una parada de autobús o un perro reciban centenares de comentarios de los usuarios. Se trata de disparar, tunear y compartir, elevando la rutina a la categoría de arte.