Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Sociedad

Europa Laica pide meter la tijera a la Iglesia Católica y no a los servicios públicos

Las organizaciones laicas exigen el fin de los privilegios económicos y las exenciones fiscales de la Iglesia católica en un contexto de crisis y piden a los partidos políticos que incluyan en sus programas electorales la autofinanciación de las confesiones religiosas.

Dicen que en una situación de crisis económica, y en plena polémica por el recorte de servicios públicos esenciales, resulta sonrojante la financiación pública de la Iglesia Católica o las exenciones fiscales de las que sigue disfrutando en España, y que cifran en cerca de 10.000 millones de euros anuales. Y esa es, junto con la derogación de los acuerdos con el Vaticano, o la supresión del Código Penal del delito de ofensa a los sentimientos religiosos, una de las principales peticiones que trasladan a los partidos políticos ante el 20 N. "Es una de nuestras reivindicaciones históricas", señala Francisco Delgado, presidente de Europa Laica, "pero es que ahora estamos convencidos de que ese debate sobre la financiación pública de entidades privadas se va a abrir con urgencia no sólo en España sino en toda Europa debido a la crisis".

Aprovechando que se ha abierto el melón de la reforma constitucional, Europa Laica también pide modificar los artículos 16 y 27 de la Carta Magna para garantizar mejor la libertad de conciencia, sin privilegios de la Iglesia Católica sobre otras opciones sean religiosas o no. El decálogo de propuestas que enviarán a todos los partidos políticos de cara a la elaboración de sus programas electorales también incluye la eliminación del artículo 106 de la Ley Hipotecaria, por el que se concede a la Iglesia Católica el privilegio de inmatriculación en el Registro de la Propiedad de inmuebles y edificios no inscritos a nombre de nadie.

Otras reivindicaciones

Además Europa Laica demanda la eliminación de todo tipo de simbología religiosa en actos oficiales y espacios de titularidad pública, al tiempo que exige la no celebración de ritos religiosos en actos oficiales como tomas de posesión, funerales de Estado, inauguraciones, o rendición de honores. En lo que respecta a la enseñanza, las organizaciones laicas piden sacar la religión del horario lectivo, así como que se retiren las capillas y otros lugares de culto de los centros públicos docentes, universitarios y no universitarios.