Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

cerrar

Sociedad

Un estudio atribuye capacidad infecciosa al alzhéimer

Algunas de las anomalías cerebrales asociadas con el alzhéimer pueden estar relacionadas con procesos infecciosos similares a los que se producen en las enfermedades como el mal de las "vacas locas"

Un grupo internacional de científicos ha constatado que algunas de las anomalías cerebrales asociadas con la enfermedad de Alzheimer pueden estar relacionadas con procesos infecciosos similares a los que se producen en las enfermedades priónicas, como el mal de las "vacas locas" y su variante humana.

Esta es la principal conclusión de un estudio que publica la revista Molecular Psychiatry, liderado por el investigador Claudio Soto, de la Universidad de Texas, y en el que ha participado, entre otros, Joaquín Castilla, investigador de Ikerbasque en el Centro de Investigación Cooperativa en Biociencias, Cic Biogune (Bilbao).

Si bien todavía es pronto para concluir que la enfermedad de Alzheimer tiene una base infecciosa, esta idea empieza a "ganar peso", según los autores de este estudio. El alzhéimer, el tipo más común de demencia senil, está asociado a la acumulación de un péptido (pequeña proteína) mal plegado en el cerebro.

Aunque existen evidencias que indican que el plegamiento erróneo y la posterior formación de pequeños agregados del mencionado péptido es el evento desencadenante de la enfermedad, los mecanismos moleculares por los cuales estos agregados producen el alzhéimer son aún desconocidos, ha informado el Cic Biogune en una nota.

La investigación ha sido realizada en ratones y ésta muestra que algunas de las anomalías cerebrales asociadas con el alzhéimer pueden estar relacionadas con procesos infecciosos similares a los que se producen en las enfermedades espongiformes transmisibles, también llamadas priónicas (enfermedades neurodegenerativas). En humanos, la enfermedad priónica más común es el Creutzfeldt Jakob y en animales la encefalopatía espongiforme bovina, más conocida como el mal de las "vacas locas", ha detallado Soto.

El agente infeccioso en estas enfermedades es sólo una proteína, ha continuado este investigador de Texas, quien ha relatado: "lo interesante es que las bases moleculares de la enfermedad de Alzheimer son muy parecidas a lo que ocurre en las enfermedades priónicas, las cuales son claramente establecidas como enfermedades infecciosas".

Ambas enfermedades se deben al cambio de una proteína normal en una forma alterada que tiene la capacidad de auto-propagarse, convirtiendo la forma normal en anormal, ha continuado Soto, quien ha agregado que justamente es esta característica la que hace que las enfermedades priónicas sean infecciosas.

"Nuestra hipótesis es que la enfermedad de Alzheimer podría originarse de la misma manera", ha concluido. No obstante, los científicos han aclarado que se trata de un paso más, pero aún es pronto para concluir que el alzhéimer es una enfermedad infecciosa.

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores inyectaron en los cerebros de los ratones sanos un extracto de tejido cerebral de pacientes con alzhéimer y comprobaron que la acumulación de placas amiloides (el péptido mal plegado vinculado a la enfermedad de Alzheimer) aumentó progresivamente con el tiempo.

Estos hallazgos ayudarán a entender los mecanismos moleculares implicados en la iniciación del alzhéimer y podrán contribuir al desarrollo de nuevas estrategias para la prevención y el tratamiento, según los investigadores de este estudio.

"Si efectivamente una parte de los casos de alzhéimer tuvieran un origen infeccioso, entender la manera en que las personas se exponen a estos agentes, podría permitir reducir el número de personas que desarrollen la enfermedad", ha subrayado Soto.

'Convivir con el alzheimer', un reportaje de Teresa Rubio.