Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Sociedad

La Xunta desactiva la tarjeta sanitaria de los usuarios tras agotar el subsidio de desempleo

El sindicato CIG ha denunciado que desde el pasado mes de septiembre la Xunta bloquea la tarjeta sanitaria de una persona en paro que lleve un año inactiva, sin ningún aviso

ISABEL BRAVO 18/11/2011 - 18:36 CET

Los ciudadanos se enteran de que no tienen servicio sanitario cuando llegan al médico. A partir de ese momento se les comunica que tienen que realizar trámites para volver a tener la tarjeta que pueden durar más de medio año. Durante ese tiempo, no serán atendidos por el médico de cabecera y tienen que pagar sus medicamentos, según la denuncia del sindicato nacionalista que ha aportado sus propios argumentos.

Si la persona en cuestión acude a Urgencias tiene que firmar un escrito con el compromiso de que van pagar la atención recibida.

Los afectados se enteran de su situación cuando acuden a la consulta de su médico de cabecera. Con escasos recursos económicos muchos tienen que pedir ayuda a organizaciones humanitarias para pagar los medicamentos, según señala CIG.

En Galicia, hay 65.000 familias que pueden estar, según el sindicato, en esta situación. La candidata del BNG al Congreso, Dores Martínez, ha apoyado con su presencia esta denuncia de la CIG.

Sanidad lo niega

Sanidad asegura que ningún gallego en paro se verá obligado a pagar las medicinas ni tampoco la atención médica de urgencias. Defienden que la orden del 5 de septiembre crea el código 29 que asegura el acceso a la asistencia sanitaria para las personas sin recursos, los llamados a partir de ahora PSR's.

Como requisitos, la orden les obliga a presentar la documentación en la que se reconozca su situación, una declaración de ingresos, su padrón y la declaración de tener otra prestación sanitaria a través de mutuas. Tendrán que hacerlo en su centro de salud habitual. La secretaria general técnica de la Consellería de sanidad ha asegurado en la SER que sólo se pretende luchar contra el fraude sanitario, y los gallegos, dice, deberían estarle agradecidos.