Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Sociedad

documentointegro

Mercedes Milá: "Sin cámara oculta no podríamos demostrar el 80% de lo que denunciamos"

La presentadora deja en el aire la continuidad de su programa, 'Diario de', hasta consultar a los servicios jurídicos de Mediaset y al Tribunal Constitucional

El Tribunal Constitucional ha prohibido el uso de la cámara oculta, a pesar de la relevancia pública que tenga la información que se está elaborando. La sentencia desestimaba el recurso de amparo presentado por la televisión autonómica valenciana, que emitió un reportaje sobre el intrusismo en una clínica de estética sin pixelar y tapar la cara de las personas denunciadas. En el programa de la Cadena SER 'La Ventana', Mercedes Milá y José María Irujo, periodista de investigación de 'El País', han debatido sobre los límites y el uso de esta técnica en los medios de comunicación.

"Estoy preocupadísima, es un error garrafal", ha sido la valoración inicial de Mercedes Milá al comentar la reciente sentencia del Tribunal Constitucional sobre la prohibición de la cámara oculta. La popular presentadora ha relatado el encuentro que ha mantenido en el tren de Barcelona a Madrid con Roberto Saviano, periodista que ha investigado y arriesgado su vida por contar los entresijos de la mafia italiana. "Me ha dicho que luchemos por la cámara oculta porque es imprescindible", ha señalado. Milá argumenta que no tiene sentido porque entonces tendrían que prohibirse todos los demás elementos técnicos que se utilizan en la práctica periodística, como las cámaras de fotos o los micrófonos.

Su programa 'Diario de', basado en investigaciones de cámara oculta para destapar casos denunciados por los ciudadanos, ha desvelado numerosas irregularidades en las que incluso ha acabado interviniendo la policía. "Así no podemos demostrar con imágenes fehacientes que las denuncias que recibimos son verdad. Si no tuviéramos la cámara oculta, no podríamos demostrar el 80% de lo que estamos denunciando", sostiene la periodista. Milá niega que haya existido un abuso reiterado de la cámara oculta. "Yo la llevó usando ocho años y no hemos tenido problemas". La presentadora ha incidido que le problema viene si en los reportajes no se pixela la cara de las personas grabadas, como ha ocurrido en el caso en el que se ha pronunciado el Tribunal Constitucional. "Ese error puede hacer que paguemos justos por pecadores", ha sentenciado.

Milá cree que, en estos caso, "la entidad de la información debe decidirla un director que se supone tiene suficientes conocimientos de normas éticas" y reitera que "no pueden quitarse medios técnicos que demuestran que algo que dice la gente que existe, es real". "Es la única forma que tenemos de demostrar la verdad", comenta. La periodista defiende que "si no hay imágenes, no pueden ir luego a la policía" y asegura que, en algunos casos, los periodistas deben hacerse pasar por quien no son para sacar el trabajo de denuncia e investigación adelante. "¿Cómo defendemos sino el derecho de un ciudadano que se siente afectado?" Admite, sin embargo, que existen unos límites internos en la profesión y por eso, si se han pasado, existen denuncias.

Mercedes Milá ha dejado en el aire la continuidad de 'Diario de' hasta que se reúna con los servicios jurídicos de Telecinco y Cuatro, e incluso, hablen directamente con el Tribunal Constitucional. Concluye que "se defenderá como gato panza arriba" porque "nunca utilizaría la cámara oculta sin un fin periodístico claro".

José María Irujo: "No todo vale para conseguir la información"

El periodista de investigación del diario 'El País' sostiene que la "cámara oculta debería utilizarse en casos excepcionales y graves, como trata de blancas o prostitución, en los que el periodista aborda un asunto de trascendencia vital". Irujo considera que el Constitucional está juzgando el método y no la colisión de derechos, y defiende el papel de la ética en la profesión para establecer límites y fronteras. "La cámara oculta utiliza el engaño, graba a la persona sin saber que se le está grabando". El periodista insta a abrir un debate en la profesión para abordar estas cuestiones porque cree que existe demasiado corporativismo y cobardía. "Nos atrevemos a denunciar a los poderes y fiscalizar a los que mandan, pero no nos atrevemos a denunciarnos entre nosotros", asegura. Aboga por denunciar las malas praxis de los medios ya que está repercutiendo directamente "en la calidad de la información y en la credibilidad de la profesión".