Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Internacional

El New York Times califica de "error judicial" la sentencia del Surpremo contra Garzón

¿Qué juez de instrucción no dudará ahora en proseguir con los casos políticamente sensibles?, los crímenes del franquismo que han aterrorizado a dos generaciones de españoles, ¿quedarán sin ser investigados?, señala el diario

¿Qué juez de instrucción no dudará ahora en proseguir con los casos políticamente sensibles?, los crímenes del franquismo que han aterrorizado a dos generaciones de españoles, ¿quedarán sin ser investigados?, señala el diario

Los enemigos del juez Baltasar Garzón finalmente lo han conseguido. El Tribunal Supremo español, esta semana, ha declarado culpable al juez de ordenar grabaciones de las conversaciones de los acusados y sus abogados en prisión, en contra de la ley , y le ha suspendido de su trabajo como juez durante 11 años. Este es el nuevo editorial del principal periódico de Estados Unidos, The New York Times

El juez Garzón ha jugado un papel importante en la transición Española hacia la democracia, como un azote a los políticos corruptos de izquierda y derecha y erigiéndose como un potente campeón de la ley humanitaria internacional y de los Derechos Humanos. Sus esfuerzos en conseguir el procesamiento del que fuera dictador chileno, el General Augusto Pinochet, investigar los horrores de la Guerra Civil Española, aunque infructuosos, han permitido avanzar en el principio de que no puede haber amnistía ni impunidad para los crímenes cometidos contra la humanidad.

La sentencia del pasado martes, referida a una orden del juez de grabar las conversaciones entre abogados y sus clientes en el 2008, se refiere a un caso de presunta corrupción y pago de comisiones de miembros y representantes del Partido Popular ahora en el Gobierno. El juez Garzón no estaba solo cuando ordenó esas grabaciones, pero sí ha sido el único juzgado, incluso cuando el fiscal argumentó que no existía base para un procedimiento criminal.

Condenar a un juez sobre una decisión judicial tomada, es un ataque aplastante a la independencia judicial.

Los otros dos casos contra él, aun pendientes -uno relacionado con la investigación de las fosas comunes durante la guerra civil y la dictadura franquista, y el otro relacionado con alegaciones sobre un conflicto de intereses en un caso de evasión fiscal.

El juez Garzón dista mucho de ser perfecto, pero la decisión del Tribunal Supremo de echarle de la carrera judicial es enormemente dañina para los que esperan que la justicia sea justa e imparcial.

¿Qué juez de instrucción no dudará ahora en proseguir con los casos políticamente sensibles?, los crímenes del franquismo que han aterrorizado a dos generaciones de españoles, ¿quedarán sin ser investigados?

El juez Garzón no puede apelar sus sentencia en el sistema judicial español. Pero puede presentar su alegación en la Corte Constitucional Española y en la Corte Europea de Derechos Humanos en Estrasburgo. Esperamos que lo haga. Como demuestra el error judicial de esta semana, España todavía necesita de ayuda para poder mantener un sistema judicial independiente y justo.