¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Villar de Cañas, ¿zona de riesgo de inundación?

Así consta en el Plan de Protección Civil de Castilla-La Mancha, pero esta información no está incluida en el informe técnico que encargó el gobierno central

Señal en contra del almacén de residuos radiactivos en Villar de Cañas /

El informe técnico que sirvió al gobierno para la selección de este pueblo de Cuenca para albergar el ATC establece que "no se han observado riesgos de inundación", pero este municipio está clasificado como "zona inundable" en el Plan de Protección Civil ante el Riesgo de Inundación de Castilla-La Mancha. Ahora, tras su designación, Enresa, la empresa nacional de residuos radiactivos, gastará 190.000 euros en analizar este riesgo en Villar de Cañas.

"No se han observado riesgos de inundación". Así consta en el informe técnico en el que se ha basado el gobierno para elegir Villar de Cañas para albergar el primer cementerio español de residuos nucleares de alta actividad.

Sin embargo, este municipio de Cuenca está clasificado (oficialmente) como "zona de riesgo de inundación" en el Plan Especial de Protección Civil ante el riesgo de inundación aprobado por el gobierno de Castilla-La Mancha hace 2 años y homologado por el Ministerio del Interior.

En concreto, Villa de Cañas está situado en el nivel 3 de 5 posibles y pintado en color amarillo siguiendo el famoso código de colores de los semáforos, porque está clasificado como zona "A-3" considerada como de "riesgo alto excepcional".

Y este riesgo de inundación fue advertido al gobierno en el informe de alegaciones que presentó la Junta de Castilla-La Mancha, entonces en manos del PSOE, pero no fue tenido en cuenta según denuncia a la Cadena SER el entonces consejero de medio ambiente, José Luis Martínez Guijarro: "Obviaron este dato, que Villar de Cañas está clasificado con riesgo amarillo en el Plan de Emergencias por inundaciones y esto no ha sido tomado en cuenta a la hora de tomar la decisión".

El PRICAM, el Plan Especial de Protección Civil ante el riesgo de Inundaciones, analiza la situación de 900 municipios castella-manchegos y se puede consultar a través de Internet.

El objetivo de este plan es determinar el riesgo para los núcleos urbanos, y, por esa razón, no incluye terrenos no urbanos pero, según técnicos consultados por la Cadena SER, de momento, es el único que existe de forma específica para Villar de Cañas.

Hace 2 semanas, ENRESA, la empresa pública que se encargará de construir el ATC, licitó un estudio para determinar precisamente el riesgo de inundación de los terrenos rústicos en los que se prevé construir este almacén de residuos nucleares, pero, según los especialistas en inundaciones consultados por esta redacción, este análisis de riesgo a pequeña escala tendría que haberse realizado antes de haber seleccionado la candidatura de Villar de Cañas.

Preguntada ENRESA por esta cuestión nos aseguran que lo habitual es encargarlo después, aunque reconocen que es un paso necesario para definir las bases de diseño de la instalación en el emplazamiento concreto, y poder presentar el estudio preliminar de seguridad al Consejo de Seguridad Nuclear.

Por cierto, este nuevo informe costará 190.000 euros y en él se exige, textualmente, que "deberán proporcionar suficientes pruebas de que el emplazamiento propuesto está a salvo de inundaciones". Y añade: "para ello se analizará el historial de inundaciones, las fechas y niveles máximos alcanzados, las causas que originaron la inundación, la máxima inundación probable debida a avenidas (...) y cualquier fenómeno natural o debido a la actividad humana que influya en las posibilidades de inundación del emplazamiento".

Cargando