INTERNACIONAL | GUERRA CIVIL EN SIRIA

Más de 60 muertos en Siria tras el fracaso de Kofi Annan para frenar la represión

El enviado de la ONU reconoce ante la oposición interna siria que "su misión le llevará tiempo". Al Asad se niega a dialogar con "terroristas"

Al menos 63 personas han muerto por la represión del régimen de Damasco en distintos puntos de Siria, donde el enviado conjunto de la ONU y de la Liga Árabe, Kofi Annan, se ha entrevistado con el presidente sirio, Bachar al Asad.

Los opositores Comités de Coordinación Local han precisado que el mayor número de víctimas se ha registrado en la provincia septentrional de Idleb, donde al menos 46 personas perdieron la vida, de las que dieciséis perecieron en una emboscada de las fuerzas del régimen en la localidad de Yisr al Shogur. Una portavoz de los Comités, Rima Flihan, señala que el ejército ha bombardeado zonas del suroeste y el este de la localidad de Idleb, capital de la provincia del mismo nombre, de donde muchos ciudadanos han huido. El grupo opositor agrega que también hubo ocho muertos en Deraa (sur), cinco de ellos soldados desertores; cinco en Homs (centro); tres en la periferia de Damasco y uno en Deir Zur (este). Los militares disidentes han sido fusilados por el ejército, que consiguió capturarlos tras su deserción.

Por su parte, el enviado de la ONU y de la Liga Árabe, Kofi Annan, ha reconocido ante la oposición interna siria que "su misión le llevará tiempo", según ha revelado uno de los dirigentes opositores que se ha reunido con él en Damasco, Abdelaziz al Jayer. Annan, que ha viajado a la capital siria para intentar buscar una salida negociada a la crisis en Siria, se ha entrevistado con el cabecilla del opositor Consejo de Coordinación Nacional (CCN), tras reunirse con el presidente Bachar al Asad y el ministro de Exteriores, Walid al Mualem.

Mientras en El Cairo, Rusia ha acordado con los países árabes un plan de cinco puntos para dar una salida a la crisis en Siria, que contempla el fin de la violencia, la llegada de ayuda humanitaria y el respaldo a la misión de Annan, entre otros. Más de 7.500 personas han muerto en Siria desde el inicio de las protestas hace un año, según datos de la ONU, aunque los opositores calculan que esta cifra sobrepasa los 8.500.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?