Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Sociedad

Los ginecólogos no ven riesgo en el uso de la píldora del día después

Informe favorable remitido a Sanidad de los especialistas sobre el anticonceptivo

La Sociedad Española de Ginecología afirma que el fácil acceso a la píldora postcoital favorece la prevención de embarazos no deseados y que no hay evidencias de que produzca efectos secundarios importantes. Son las conclusiones más significativas del informe que les pidió la ministra de Sanidad. Ana Mato se plantea volver a exigir receta médica para dispensar este fármaco que el PP considera una "bomba hormonal".

La ministra de Sanidad Ana Mato tendrá problemas para justificar una posible restricción del uso de la píldora del día después. El informe que ha remitido al Ministerio de Sanidad la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia es muy favorable a la utilización de este método anticonceptivo de urgencia y no observa repercusiones importantes en la salud.

La carta, en la que la sociedad científica muestra su opinión, es breve. Consta de cuatro puntos pero son muy relevantes. "No existe en la actualidad evidencia objetiva de que la toma repetida, incluso en intervalos cortos, produzca efectos secundarios" y "con una formación adecuada y con un fácil acceso a dicho sistema anticonceptivo, aumentan la seguridad de la prevención en embarazos no deseados". Son dos de las conclusiones a las que llegan los ginecólogos que quieren dejar muy claro además que no es un método abortivo sino un anticonceptivo de urgencia que se usa cuando falla el habitual como el preservativo.

La carta está firmada por el presidente de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia, SEGO, José María Lailla Vicens y fue remitida al Ministerio de Sanidad el pasado 14 de febrero.

La ministra Ana Mato está estudiando volver a exigir receta médica para la dispensación de esta píldora. Para tomar esta decisión solicitó varios informes médicos y científicos sobre las repercusiones de este fármaco en la salud. En concreto se los pidió a la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia, a la Organización Medical Colegial y a la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios.

La píldora postcoital empezó a venderse sin receta médica hace dos años y medio, en septiembre de 2009. La liberalizó el gobierno de Zapatero con el objetivo de reducir los embarazos no deseados.