Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Economía

Lagarde asegura que la economía mundial camina hacia la senda del crecimiento

Los altos niveles de la deuda pública y la subida del precio del petróleo, los principales riesgos

La directora general del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde (EFE)

La directora general del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, ha asegurado este domingo que la economía mundial se ha encaminado hacia la senda del crecimiento, gracias, en parte, a la estabilización en la zona euro y en Estados Unidos. No obstante, ha alertado de que los altos niveles de deuda en las economías desarrolladas y los elevados precios del petróleo aún constituyen serias amenazas.

"La economía global podría estar encaminándose hacia la recuperación, pero no hay margen para maniobrar, ni para errores políticos", ha puntualizado la exministra de Finanzas francesa, en un discurso pronunciado en Pekín.

Lagarde ha admitido que hay síntomas de estabilización que refrendan que las medidas adoptadas al comienzo de la crisis financiera global están surtiendo efecto. Los indicadores macroeconómicos estadounidenses denotan un ligero repunte, mientras que en cuanto a Europa, Lagarde ha resaltado el gran espaldarazo a la resolución de la crisis de la deuda que ha supuesto la aprobación y el desbloqueo del segundo rescate financiero a Grecia.

"Como consecuencia de estos esfuerzos colectivos, la economía mundial se ha alejado del precipio y tenemos razones para ser más optimistas", ha aplaudido Lagarde. "Pero todavía el optimismo no debe convertirse en una falsa sensación de seguridad", ha matizado, "porque aún existen grandes vulnerabilidades financieras y económicas a las que tenemos que hacer frente".

En este sentido, la directora general del FMI ha hecho alusión al frágil sistema financiero, vapuleado por la ingente deuda pública y privada que permanece adosada a las economías más desarrolladas, como el más importante de los riesgos que hacen peligrar este atisbo de recuperación a nivel mundial. En concreto, ha afirmado que el sector público de la zona euro y las necesidades de refinanciación de las entidades bancarias en 2012 equivalen a un total del 23 por ciento del PIB mundial.

Como segundo punto, Lagarde ha alertado de que "el aumento del precio del petróleo se está convirtiendo en una amenaza para el crecimiento global". Por último, la exministra de Finanzas francesa ha precisado que existe "un creciente riesgo de que la actividad económica de los países emergentes se ralentice a medio plazo", lo que podría minar la recuperación a escala mundial.

El desempleo juvenil es otro de los problemas en los que Lagarde ha hecho mayor hincapié y ha instado a todos los países a preservar sus esfuerzos en materia política, ya que todos los progresos que se cosechen en términos globales se verán revertidos en mejores perspectivas de crecimiento a escala nacional.

Así pues, las economías avanzadas han de continuar con sus apoyo macroeconómico y las políticas fiscales, que, junto con las reformas a nivel financiero, institucional y estructural, repararán los daños ocasionados por la crisis y propulsará la competitividad. Por su parte, Lagarde ha indicado que las economías emergentes necesitan recalibrar su políticas macroeconómicas para evitar una desaceleración mayor y reforzar la regulación.