¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Reportaje:SEMANA SANTA | COCINA

La torrija, un postre con raíces humildes

Pan, leche, huevos y azúcar. Son los ingredientes básicos del dulce más típico de estas fechas, digno de los mejores paladares, aunque con unos orígenes realmente humildes

Roberto Martín, elaborando torrijas para 'Teletorrija'

Las primeras referencias históricas a la torrija (o torreja) se remontan al siglo XV. Al parecer, ya en aquel momento se utilizaba este alimento para ayudar a las mujeres recién paridas a recuperar sus fuerzas tras el alumbramiento. Ciertamente se trata de un plato con una gran capacidad para saciar el hambre y aportar energía. Tal vez por eso se ha asociado habitualmente a las torrijas con periodos de abstinencia de determinados alimentos, como siempre se ha considerado a la Cuaresma en la cultura católica. Actualmente, ese concepto está superado, y la torrija se ha convertido, sencillamente, en un dulce más, tradicionalmente elaborado en las fechas próximas a la Semana Santa, aunque en muchos lugares se prepara durante todo el año.

Las torrijas también se han consumido en épocas de estrecheces económicas, en las que se necesitaba un alimento completo y barato que, además, permitiera aprovechar ingredientes que habían sobrado en la cocina y que muchas familias no podían permitirse el lujo de desperdiciar, tirándolos a la basura. De hecho, el pan idóneo para elaborar este dulce debe ser algo duro, de dos o tres días, para que, al mojarlo en leche, la rebanada no se deshaga. A veces se usaba algún sobrante de leche y se reutilizaba el aceite de freír. Para endulzar, bastaba un poco de azúcar, vino o incluso miel, que en ocasiones se mezclaba con agua para obtener una mayor cantidad de almíbar.

Roberto Martín, maestro pastelero de El Riojano, una cafetería con más de 150 años de historia situada en pleno centro de Madrid, recuerda que "originariamente la torrija era el postre que se hacía en cualquier celebración. Se cogía el pan que iba sobrando de días anteriores, y se aprovechaba para las pequeñas fiestas que se hacían en casa, o bien cumpleaños o los domingos después de misa. En época de carencia era lo más socorrido. Pan viejo había en todas las casas, y leche se conseguía a diario en cualquier vaquería. Era el recurso más sencillo y del que habitualmente se tiraba" para tener un buen recurso alimenticio.

Para todos los gustos

La torrija clásica es, precisamente, la que se baña en leche hervida con canela y limón, antes de rebozarla en huevo y freírla en aceite de oliva. Hay quienes, después de pasarla por la sartén, la bañan en miel o la espolvorean con azúcar. La otra receta más utilizada es la que sustituye la leche por el vino dulce. Pero, a partir de ahí, el enorme éxito de este postre ha hecho que muchos reposteros hayan optado por innovar y ofrecer algunas variantes muy interesantes, como la torrija rellena de crema, la de té verde o la bañada en chocolate. En algunos restaurantes las sirven con nata y fresas, y hay quien se ha atrevido a hacer torrijas saladas, con queso, pimientos y anchoas, abandonando el campo de los postres para convertirlas en un plato totalmente distinto.

Teletorrija, ¿dígame?

Para celebrar su 125 aniversario, Cafés La Estrella ha puesto en marcha, sólo para Madrid capital, una iniciativa llamada "Teletorrija". Hasta el día 4 de abril se reparten a diario 125 torrijas y cafés totalmente gratis entre quienes lo soliciten a través de la página de facebook de la marca cafetera. Se pretende "poner en valor aspectos tradicionales de nuestra cultura que merecen ser conservados y perdurar en el tiempo", asegura Raúl Peña, jefe de marketing de Cafés La Estrella.

Es lo que se ha denominado Movimiento 1887, con el que se han recuperado tradiciones ya perdidas, como por ejemplo la del sereno. "Aunamos lo bueno del pasado y del presente, porque ponemos las redes sociales y el reparto a domicilio al servicio de un producto tan tradicional y artesano como es la torrija, acompañada de un buen café con leche", asegura Peña. El obrador elegido para este reparto gratuito de torrijas en Madrid es, precisamente, el de la cafetería El Riojano, con una amplia experiencia en la elaboración de torrijas, y donde cada año se elaboran unos diez mil dulces de este tipo sólo durante la Cuaresma y la Semana Santa.

El origen de las torrijas

Cargando