Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Sociedad

Menos dinero y menos científicos

La nueva Secretaria de Estado de Investigación concreta el impacto de un recorte en I+D sin precedentes

El departamento de Investigación y Desarrollo de la administración central dispondrá este año de un 26 por ciento menos de presupuesto. Los grandes centros de investigación, como el CSIC o el CIEMAT, también sufrirán una reducción en sus fondos públicos que rondará el 5 por ciento.

1.300 millones de euros menos para los científicos este año, sólo en el presupuesto que maneja el Ministerio de Economía, de quien depende ahora el departamento de ciencia.

Y ni siquiera a la responsable de ciencia en el gobierno del PP (la investigadora Carmen Vela, la secretaria de estado de investigación) le gusta el presupuesto que hoy ha presentado, porque establece un recorte "histórico" del 26 por ciento en los fondos de su departamento.

Sin embargo, en su primera rueda de prensa, Carmen Vela ha insistido en que la mayor reducción (900 millones de euros) afecta a los créditos, aunque las subvenciones directas también caen un 22 por ciento. "No es éste el presupuesto que nos gustaría presentarles, nos gustaría otro presupuesto", ha subrayado Carmen Vela, quien también ha puesto este claro ejemplo: "aunque tengamos menos gasolina para el motor, si tenemos un motor más limpio, con mejores conexiones, va a funcionar mejor".

Consecuencias en la práctica: este año se reducirá la aportación pública a los proyectos de I +D y se convocarán menos plazas de científicos, con lo que su número disminuirá si tenemos en cuenta las bajas por jubilaciones.

Pero, de momento, el gobierno no prevé el cierre de ningún centro de investigación, aunque todos verán reducido su presupuesto en torno al 5 por ciento de media, aunque en el caso del IAC (el Instituto de Astrofísica de Canarias) este recorte se multiplica por seis hasta alcanzar el 30 por ciento.

Para reducir el impacto del mayor "tijeretazo" presupuestario a la ciencia de los últimos años, la administración central quiere priorizar las ayudas utilizando un criterio de excelencia y fomentar la financiación privada.

Y las reacciones no se han hecho esperar. Desde la COSCE, la Confederación que reúne a las sociedades científicas de nuestro país, se advierte que el sistema nacional de ciencia tardará años en recuperar este duro golpe presupuestario y que la estructura de muchos centros de investigación quedará debilitada. Además, a los jóvenes científicos sólo les quedará una alternativa: emigrar al extranjero.